Escuchar este artículo

Cuando Euterpe se sienta a bordar…

O colorea la añoranza de los tiempos buenos, rasga las horas con cuerdas de guitarra árabe o tiembla con la lentitud de un violín.

La música camina junto a nosotros, circular, con ojos bonitos y trenzas, con flores en las manos, con versos marineros, con la cadencia fascinante de los caracoles y una ternura azul sostenida por el viento.

Y lo hace sigilosa, en instantes místicos, inspiradores, para imaginar la belleza como un girasol de la esperanza, una sonata saliendo del piano, o la risa tierna de un canario contando a la aurora sus sueños.

O colorea la añoranza de los tiempos buenos, rasga las horas con cuerdas de guitarra árabe o tiembla con la lentitud de un violín, para acoger los sonidos que quieren estar ahí (en la música), todos a la vez, en su refugio ideal. 

Y nos enseña cómo encender el fuego en el leño para hacer crujir la madera, hasta que su disco rojo gire en chispas de trueno, o se torne ceniza aplacada, para adormecer una ausencia en un aria de ópera.

La música es tan sublime como una lejanía por descubrir o una emoción cercana que profetiza la serenidad y equilibra en el alma los sentimientos contrarios, la alegría o la tristeza, el amor o el desengaño, el vacío o el todo, en fin…

Hablo de Euterpe, la musa hermosa, la que se sienta a bordar mientras narra al corazón fábulas, magias irresistibles, con esa dadivosa intención de convocar los duendes para transferirnos el sosiego lento de la paz.

Si la humanidad arraiga -otra vez- la hondura de la música clásica en su espíritu, la majestuosidad de su arte sabrá orientarla, sabiamente, para calmar las tempestades que la ahogan, o consolarla, al menos.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Lunes, 21 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión