Escuchar este artículo

Del Tiki-taka a controlar y pasarla

¿Cómo ha sido la participación de los países en el Mundial de Catar?

Varios equipos europeos del mundial del fútbol se dedicaron a perfeccionar hasta la náusea la filosofía de controlar el balón y pasarlo. Durante un partido todos en la familia nos quedamos dormidos. Según cuenta Simon Critchley, en su libro “Qué pensamos cuando pensamos sobre el futbol,” la somnolienta visión de controlar la bola y pasarla la expuso Bill Shanky, gerente del Liverpool FC por espacio de 15 años, en los años sesenta y setenta.

Los europeos pueden olvidarse del arco en la búsqueda de la perfección en el control y la absoluta sutileza en el pase, y dele de derecha a izquierda de la cancha y dele en la otra dirección.

Pareciera que la posesión es sinónimo de juego, triunfo y gloria. En un partido España llegó a tener posesión por la obscenidad de 80%. Perdió. España, la  misma que inventó el Tiki-taka, la del ingenio, la velocidad y el ataque mortífero de Iniesta, Xabi Alonso y Villa, y la defensa aguerrida de Jordi Puyol y Sergio Ramos, ha caído en la monotonía de Bélgica y Alemania, que por fortuna se fueron rápido del mundial.

Se podría pensar en una regla tipo básquet, que da un máximo de 25 segundos para lanzar a la cesta contraria. En Futbol puede ser dos minutos o tres. De alguna forma hay que romper esa monotonía de devolverse la bola sin término entre  los defensores y un medio campista.

No me reconcilio aún con que Colombia no haya ido. Pero Argentina, Brasil, Ecuador y Uruguay llevaron un estilo de juego rápido, alegre y decidido hacia el arco contrario. Son equipos peligrosos y ponzoñosos, aguerridos y alegres. No adormecidos controladores y pasadores.

Hay que ser justos con Francia y Portugal, que sacan la cara por Europa, tienen cracks como Mbapé, CR7, Gonçalo Ramos y Benzemá, el gran ausente.

Otra ironía de este mundial fue el contraste entre la fase de grupos, cuando vimos países futbolísticamente “chicos” como Arabia Saudita, Marruecos o Japón derrotar a los grandes. Mandaron al polvo a los Goliats de Argentina, Brazil, España, Alemania y Francia. Pero en los octavos de final, los grandes volvieron a serlo. La inequidad futbolística impuso su ley y los Goliats le dieron tremendas tundas a los Davids.

Otra queja: los árbitros sienten que tienen que ayudarle a los equipos grandes, como en el penalti para Messi contra Polonia, y el de Brazil contra Corea. ¿De verdad? ¿Argentina y Brasil necesitaban que un empujón con penaltis mentirosos? Ambos ganaron los partidos sin esos gestos.

Que tal el penalty que le negaron a Senegal frente a Inglaterra cuando iban 0-0.¿El Sr. Giovanni Vincenzo Infantino necesita manchar tanto el deporte para que no se arriesgue su lucrativo espectáculo de un mundial sin Argentina, Brasil o Inglaterra en los cuartos o las semis?

En la FIFA se asustan cuando un Colombia puede vencer a un Inglaterra y descansan cuando perdemos en los penaltis. El sistema de castas del Futbol debe mantenerse a toda costa. Esa es la función de la FIFA.

A pesar de todo, no logran menoscavar al fútbol que produce la hermosura de un Marruecos, un Arabia Saudita, un Brasil, un Senegal, un Túnez, y genialidades como las de Gonçalo Ramos de Portugal, Mbapé, Messi, el marroquí Boufal, los basileros Martinelli y Richarlison, y el taponazo inolvidable de Corea para el 4-1 contra Brasil.

Con ellos evitamos perecer de abulia y bostezos viendo el control y los pases entre defensas en que  parecen buscar degenerar este hermoso arte del fútbol. No lo lograrán.

Martes, 13 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión