Escuchar este artículo

Desconcentrar: concentrando

Miércoles, 5 de Octubre de 2016
Un oxímorón es una figura literaria que consiste en combinar dos expresiones de significado opuesto en una misma oración.

La Superintendencia de Sociedades es adicta al Oximorón. Un oxímorón es una figura literaria que consiste en combinar dos expresiones de significado opuesto en una misma oración, dice la RAE. En materia jurídica no cabe un Oximorón. Porque el Derecho debe ser la máxima expresión lógica. De ahí su afinidad con la matemática. Lo blanco es blanco. Lo negro es negro. En el Derecho cuando entran los grises hay conflictos. En cambio la política es un universo de grises, de ahí la proliferación de los problemas, lo dice John Rawls en su teoría de la Justicia.

Pues bien, La superintendencia de Sociedades produjo la Resolución 500-00-3311- de este septiembre que se acabó y de cabo a rabo es un oxímoron.

Al sustentar las motivaciones fundamenta sus contradictorias expresiones en la importantísima  Ley 489 de 1998 o estatuto de la Administración Pública, que es como el “summum” de lo público, cita de manera desafortunada el Artículo 8° que define y concreta, la Desconcentración Administrativa. Vale decir, si cita tal norma, el camino que traza es la de la realización de una de las formas de la Descentralización que ordena la carta constitucional para la República desde el Artículo primero.

Digo que desafortunada la citación de tal norma, porque en la parte Resolutiva ordena lo contrario y lo blanco lo vuelve negro. Concentrar en la afortunada ciudad de Bucaramanga, las funciones Administrativas y Jurisdiccionales  que estaba desconcentradas en la Intendencia Regional de Cúcuta con jurisdicción para dos departamentos: Norte de Santander y Arauca; es una contradicción absurda. Sí, como  un Oximorón.

Desafortunada y absurda la citación de esa norma porque, además, se lleva y arrasa de contera el artículo 209 de la Constitución, que al contrario, debe ilustrar al Señor Superintendente de Sociedades, diciéndole que la Función Administrativa que concentra en Bucaramanga, está al servicio de los intereses generales y se desarrolla en unos principios que no tiene en cuenta, como son la igualdad, moralidad, la eficacia, la economía, la celeridad, imparcialidad, mediante la “descentralización y la desconcentración” de funciones, por oposición a la arbitraria “Concentración” que hace en la Ciudad bonita. Bonita y depredadora de la vecindad.

Se lleva y arrasa la definición que dio en memorable Sentencia (C-561/99)  la Honorable Corte Constitucional:

“La desconcentración, hace relación a la transferencia de potestades para la toma de decisiones, a instancias o agencias que se encuentran subordinadas al ente central, sin que necesariamente, gocen de personería jurídica, ni presupuesto, ni reglamento administrativo propio. El propósito de esta figura, es el de descongestionar la gran cantidad de tareas que corresponden a las autoridades administrativas y, en ese orden de ideas, contribuir a un rápido y eficaz diligenciamiento de los asuntos administrativos.”

Estas fueron entre otras más las razones que me llevaron a agotar la vía gubernativa ante la Superintendencia de Sociedades y solicitando la Revocación del Oximorón. Hay que luchar, por la región señores del Sector Privado. Recuerden: Arauca está a 20 horas de transporte terrestre y Cúcuta a 5 horas de Bucaramanga.

Adenda: Nos ganaron. Dios guarde y guíe a los ganadores. Dios devuelva la humildad a  los líderes perdedores. Cierto, cuando Dios quiere perder a los hombres los vuelve soberbios.