Dificultad fiscal

Miércoles, 3 de Marzo de 2021
El IVA fue el impuesto más golpeado durante esta pandemia debido a la disminución de la actividad económica

En Colombia el deporte que más nos gusta no es el fútbol ni el baloncesto sino el hacer reformas tributarias. Gobierno que se respete en su periodo de cuatro años mínimo realiza 2 reformas fiscales y deja una más planteada porque se quedó corto en los recaudos. 

A través de la historia se ha afirmado que los impuestos distorsionan los mercados al restar recursos a las empresas y esto les encarece la producción. Con este argumento de base se ha obtenido exenciones tributarias para algunos y una tributación diferencial para las empresas. Las cargas fiscales no recaen necesariamente sobre los mayores ingresos, porque se han creado múltiples exenciones que en la última reforma tributaria, llamada ley de financiamiento, alcanzaron los 9 billones de pesos y según estudios del Banco de la República han llevado a concluir que las pequeñas empresas son las más gravadas.

Según los estudios de nuestro Banco Central parte del financiamiento del déficit fiscal, se ha cubierto con crédito tanto en moneda nacional como extranjera, además con esta política el Estado se compromete a cumplir metas ante la banca prestamista para ir cerrando el déficit fiscal y muchas veces equivocándose en el criterio para orientar el gasto y, por lo tanto, los ingresos públicos no se emplean en alcanzar mejor educación, salud y servicios públicos. En consecuencia, hay ineficiencia en el gasto siendo esta una de las principales causas de la informalidad y la baja productividad.

El Gobierno reveló detalles de la próxima nueva reforma tributaria a presentarse al Congreso en marzo del presente año. Se comenta, que en dicha reforma más productos de la canasta familiar serán gravados con IVA y se buscará, según informa el viceministro Juan Alberto Londoño, aumentar la devolución de este impuesto a las personas de menores recursos. El viceministro comenta: “hoy la canasta familiar está gravada en un 50% y se espera subir un poco más este porcentaje sin golpear a los más necesitados” porque confía que con la devolución del IVA a más personas no se les afecte su costo de vida.

El IVA fue el impuesto más golpeado durante esta pandemia debido a la disminución de la actividad económica. Este recaudo pasó de 37 billones en el 2019 a 32 billones en el 2020. También plantea el viceministro el interés del gobierno en gravar las pensiones altas y aunque no lo afirmó el viceministro en su entrevista, se habla de fijar como base de gravación una pensión de 7 millones de pesos. Afirmó adicionalmente que se revisarán los beneficios tributarios que en el 2019 alcanzaron 92,4 billones de pesos. Se aclara que esta reforma solo entraría a regir a partir de 2022.

Son lamentables las versiones de la renuncia de José Andrés Romero a la DIAN. No se entiende esta renuncia en el momento crítico de la presentación de la nueva reforma tributaria con la que se busca recaudar recursos nuevos para compensar el déficit fiscal.