Escuchar este artículo

Economía- petróleo- inseguridad

Miércoles, 11 de Mayo de 2022
Le economía es el problema que los colombianos priorizan.

Amables lectores: En la contienda electoral la agenda económica adquiere un mayor protagonismo.

Tenemos en este listado temas como aranceles a productos básicos, política energética y sistema pensional.

Según la última encuesta de Invamer,  la economía con el 34%, es el problema que los colombianos priorizan. El 88% de la población cree que la economía está empeorando y que a pesar de la reactivación se percibe negativamente la creación de empleo.

Más del 50% de la población no está satisfecho con su estándar de vida ni con las cosas que pueden comprar. En esta ambiente de pesimismo y con la disparada de la inflación, hablar para deteriorar la economía se  convierte en un arma poderosa para adquirir votos y nacen propuestas de campaña, sin viabilidad y sin números que las sustentan son solo ilusiones sin profundidad y con gran tendencia populista.

En materia económica es mucho lo que está en juego para el próximo gobierno a saber: situación fiscal- reactivación- generación de empleo y atracción de inversión extranjera.

El 19 de marzo los precios del petróleo cerraron cerca de los 120 dólares por barril de referencia Brent. Algunos  analistas hablan de una bonanza inesperada por ser el petróleo una importante fuente de ingresos fiscales. Las cuentas públicas del país se acercan a una escenario de mayor tranquilidad. Según cálculos oficiales por cada dólar de alza en promedio de los precios anuales del crudo, al fisco colombiano ingresan entre 300.000 y 500.000 millones más. Esto significa que con un incremento promedio de 30 dólares por barril, llegarían a las arcas del estado entre 9 y 15 billones de pesos que le servirían al nuevo gobierno para no verse obligado a presentar un nuevo proyecto de reforma tributaria el próximo semestre. Con este aumento de precio internacional del crudo es inminente la necesidad de un ajuste de precio interno en la gasolina pues hoy apena supera los $9.000 y tan sólo Bolivia y Venezuela están por debajo de Colombia. Aunque más presiones inflacionarias invitan alejarse de este aumento, es peor no hacer nada. Existe un conocido refrán: “Lo que por petróleo caro llega por gasolina barata se va”.  El subsidio a los combustibles amenaza claramente con borrar buena parte de la bonanza de los precios del petróleo.

Ante la ola de inseguridad, la propuesta, sin  mayor análisis ni diagnóstico correcto de sus causas, es aumentar el número de policías  para controlarla, pero Colombia lleva años aplicando esta fórmula y la inseguridad sigue creciendo. Expertos americanos han señalado que su causa no es tanto la falta de policía sino la pérdida de confianza por parte de la ciudadanía en las instituciones.

Cuando los ciudadanos perciben que el Estado no les resuelven sus problemas y que la policía no los protege, la gente tiende a tomarse la justicia por su propia mano. Otra causa señalada es la pérdida del sentido de pertenencia y del sentimiento de solidaridad con sus conciudadanos. Se deben atacar las causas objetivas de la inseguridad como el hambre, con empleo, educación y menos desigualdad en la distribución del ingreso.

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda