Escuchar este artículo

El bálsamo de la literatura

Domingo, 19 de Septiembre de 2021
La literatura es como un bálsamo.

Con esta nueva versión de la Feria del Libro de Cúcuta, ante todo hay que darle un agradecimiento a su directora Tania Manzano, a Julio García Herreros y a todo su equipo de colaboradores porque sin duda, año a año, es el mejor espacio de reflexión y análisis que se ha construido en los años en la ciudad. Le hacía mucha falta a Cúcuta este espacio.

Hace unos años en Cúcuta era muy difícil encontrar una buena librería. Recuerdo que curiosamente hace algunos años había por la avenida 5ª, al lado del teatro Zulima, escondida en “un rinconcito”, como si el librero tuviere miedo de vender libros, o en Cúcuta fuere un delito la venta de libros usados, la librería Tobi. Algún día entré y encontré “Por quien doblan las campanas de Hemingway”. Ahí me día cuenta que era uno de los pocos sitios en la ciudad en la que se podía encontrar un buen libro. Si queríamos encontrar alguna revista, donde Mojica, que aún está en la avenida segunda, esperando eso sí que el dueño no estuviera ese día de mal genio.

La literatura es como un bálsamo. El viernes cuando tuve oportunidad de presentar el libro de María Elvira Samper “1989”, en una emotiva y excelente narración en la que la periodista recuerda lo que sucedió en Colombia ese terrible año: masacre de la Rochela, el asesinato del líder de izquierda José Antequera en el aeropuerto de Bogotá casi como en una tragedia de Shakespeare; se encuentra con Ernesto Samper, quien conociendo las amenazas que había contra el dirigente de izquierda le dice” Y usted todavía en Colombia?”…a lo que Antequera le contesta: “viajando a Barranquilla, a estar con mi mamá que es el sitio más seguro en Colombia”. No alcanzó, en ese momento los sicarios le dispararon. Samper quedó herido. 

Y Más horror en ese 1989, que como lo recordara María Elvira, en el prólogo hay una frase que lo dice todo, de Arnold Toynbee: “Un maldito hecho detrás del otro”, porque ese 4 de julio, en Colombia es posible que suceda cualquier cosa, asesinan por error al gobernador de Antioquia Antonio Roldán Betancur. Los sicarios se equivocaron porque a quien debían asesinar era al comandante de la policía de Antioquia Valdemar Franklin Quintero.  Y vendrían las bombas a el Espectador, Vanguardia Liberal, el asesinato de Galán, la bomba al avión de Avianca. La espectacular acción de la policía que dio de baja al Gacha, el asesinato de un árbitro de fútbol que dio lugar a la suspensión del campeonato. Ufff, qué año…María Elvira lo expresó muy bien: llegó a trabajar a la revista Semana, exacerbada con todo lo que pasaba y dijo: “No más carajo”. Así tituló la revista Semana en la siguiente edición. El libro 1989 es una “crónica del descenso a los infiernos”. El problema es que de ahí no hemos salido 30 años después.

Emotivo el homenaje del centenario de Virgilio Barco. Alcancé a escuchar a una de las hijas del expresidente y al viceministro de agua. En el homenaje que le hizo este periódico, entre las varias fotos publicadas, una foto que supongo es histórica para Durania: Virgilio Barco y Carlos Lleras al lado  de la piscina.  Termino la columna y voy para la feria a comprar el libro de Jane Rodríguez: “Busco a Napoleón”. Interesante historia. Esta noche será muy interesante la reflexión y la presentación del libro de María Ángela Holguín. Uno de los libros hoy en día más leídos del mundo, “El infinito en un junco”, de la española Irene Vallejo. Una maravillosa aventura literaria que nos sitúa antes de Jesucristo, los libros en Babilonia, cómo se hizo la biblioteca de Alejandría. Y otra maravilla enigmática, otro de los  leídos más leídos en Europa, quien lo escribió con el seudónimo de Elena Ferrante; nadie sabe quién en realidad lo está escribiendo, una saga, que empieza con “La niña perdida”, y después otro  “Un mal hombre”. Los misterios de la literatura.