Escuchar este artículo

“El doctor Manzanillo”

Domingo, 5 de Junio de 2022
De las mejores cosas de esta campaña es que ya en 15 días termina.

Ese fue el nombre de una famosa obra de teatro que se presentó en Bogotá en los años 40, que mostraba un hombre acostumbrado a los círculos del poder. Permanecer allí era la razón de su vida. ahí se sentía cómodo y confortable y por ello bajo ninguna circunstancia estaba dispuesto a abandonar ese espacio; para permanecer en él traicionar era lo de menos, y por ello sin ningún escrúpulo, cambiar de ideas o partido era lo de menos. Lo importante era mantenerse en el círculo del poder al precio que fuere. Después de la votación del pasado domingo en Colombia hay muchos doctores “Manzanillos”. ¿Ustedes se imaginan como quedarían el tal Roy Barreras y Benedetti en el caso que en 15 días gane el ingeniero? 

Supongo que desde ese domingo en la noche tratarán desesperadamente de buscar algún pariente santandereano, alguien que haya comido hormigas o saboreado carne oreada, que les de una luz de como llegarle al ingeniero. Por supuesto que esa misma noche hablarán mal del mismo Petro: “comunista desvergonzado…ese nos iba a traer el castrochavismo”.  Quedarse cuatro años desempleados sería para Roy Barreras y Benedetti una verdadera tragedia, y peor con el lastre por varios meses en los que los señalarían de comunistas. Hoy hay muchos doctores manzanillos en el país, haciendo cuentas desesperadas, tratando de no equivocarse, jugando por estos días una doble carta. Si tienen que jugar las cartas por debajo de la mesa, no hay problema, el todo es entrar al círculo con Petro o Hernández, las ideas y los programas son lo de menos. Uno de los más inescrupulosos por estos días es César Gaviria.

Colombia ad portas de la segunda vuelta es una encrucijada política, en unas circunstancias que no estaban apenas hace un mes en las cuentas de nadie, o por lo menos en las de muy pocos, que Rodolfo podría pasar. Los seguros candidatos que pasarían a la segunda vuelta hace apenas unos pocos días eran Petro y Fico y todas las apuestas estaban ahí. Ni siquiera los doctores Manzanillos pudieron advertir lo que les sucedería el 29 de mayo. En el país desde luego que hay políticos muy serios, como Alejandro Gaviria o Sergio Fajardo que están mirando la opción más responsable dadas las circunstancias. Una que puede sentirse ganadora, y que al menos por unos días podrá sentirse exenta de ese calificativo de Manzanilla es Ingrid Betancourt, quien a última hora, con esa decisión de declinar a su candidatura e irse a donde Rodolfo le puede significar por ejemplo la embajada de Francia. Dirá la candidata que aquí en Colombia a pesar de todo es fácil hacer política o por lo menos es muy rentable, porque venir por algunos 
días y hacer ese show que hizo en la coalición, tirársela, armar una pataleta y después a pocas horas de las elecciones irse a la campaña ganadora y terminar de embajadora, eso solo es posible en esta Colombia, en este adorable caos.

De las mejores cosas de esta campaña es que ya en 15 días termina y por ahora Colombia sale bien librada, gane el que gane, porque los insultos no paran. Si Rodrigo Lara hubiere increpado por estos días a Juan Manuel Galán tildándolo apenas de Doctor Manzanillo, pues normal y aceptable; hace parte del lenguaje político del país del que no se salvó ni siquiera Virgilio Barco, a quien en los años 50 le decían que era un político que en Bogotá era estadista, y manzanillo en Cúcuta. Galán alcanzó a trinar en Facebook que decidiría si se adhería a la campaña de Petro o Hernández, y llegó el insulto de Lara: “a eso que ustedes le llaman consulta, es consultar ante todo como está el comedor de la familia Galán”. Ufff, que gane al que mejor se le den las cosas, con todos los manzanillos incluidos, y ante todo que Colombia siga adelante.

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda