Escuchar este artículo

El drama de ser adulto mayor

Martes, 5 de Octubre de 2021
Me preocupa el panorama que enfrentan las personas mayores en Colombia, ya que para muchas, llegar a esta edad implica un drama: caer en inseguridad económica, pérdida de autonomía, ruptura de vínculos familiares y sociales y discriminación.

Usualmente, el llegar a la vejez es visto como una etapa de tranquilidad al lado de la familia donde se disfruta del esfuerzo de décadas de trabajo. Sin embargo, la realidad es otra para la gran mayoría de adultos mayores en Colombia que afrontan un drama que raya en lo inhumano.

Como defensor del Pueblo, me preocupa el panorama que enfrentan las personas mayores en Colombia, ya que para muchas de ellas, llegar a esta edad implica un drama: caer en inseguridad económica, pérdida de autonomía, ruptura de vínculos familiares y sociales, marginación de espacios de participación y discriminación en razón a la edad basada en prejuicios y estereotipos; todo esto desembocando en múltiples y constantes vulneraciones a sus derechos, que les obliga en algunas ocasiones a habitar la calle, residir en centros de larga estancia aún en contra de su voluntad o convivir con familiares bajo situaciones de maltrato.

En razón a la poca información que existe sobre la situación de las personas mayores que residen en los centros de larga estancia, hemos estado realizando en el transcurso de este año, visitas a estos centros del país con el fin de escuchar a las personas mayores y de su propia voz, conocer la situación que viven allí.

Lo encontrado es realmente preocupante; la mayoría de los centros no cuentan con las condiciones óptimas, se presenta hacinamiento habitacional; deficiencias en la infraestructura y mobiliario que no facilita el tránsito de las personas mayores con movilidad reducida; tampoco se cuenta con minutas alimentarias diferenciadas por condición de salud; en ningún centro visitado se ha construido participativamente el manual de convivencia que aporte a un mejor relacionamiento y que aleje pedagógicamente la idea de reglamento impuesto; en algunos centros las personas mayores se quejan del trato desobligante de algunos cuidadores, e incluso en todos los centros visitados sin excepción, no se le reconoce a la persona mayor el derecho al ejercicio de su sexualidad.

De otra parte, identificamos que es muy generalizada la difícil situación económica que atraviesan muchos de estos centros, en parte por la demora en la elaboración de los convenios, por el retraso en las transferencias que deben hacer las alcaldías y las gobernaciones, y también por el posible mal uso y malversación que se está haciendo de los recursos de la Estampilla para el bienestar del Adulto Mayor.

Por tanto, he solicitado al señor contralor General de la República, realizar una vigilancia especial al recaudo, distribución y utilización de los recursos de la Estampilla para el bienestar del Adulto Mayor, recursos públicos que tienen destinación específica para el funcionamiento de los centros de larga estancia dirigidos a la atención de las personas mayores en situación de desprotección y dependencia.

Sumado a lo anterior, nos encontramos actualmente en la elaboración del Protocolo Defensorial para la verificación de los derechos de las personas mayores en centros de larga estancia, con el fin de conocer de primera mano y hacer seguimiento a la situación en que se encuentran las personas mayores que residen en estos centros y requerir a las entidades responsables de su atención el cumplimiento de lo ordenado por la ley y garantizar las óptimas condiciones para su bienestar.

El olvido, la discriminación y la desprotección no pueden ser el común denominador en este momento del curso de la vida.

Como defensor quiero enviar un mensaje contundente para visibilizar estas situaciones y conminar para que se formulen e implementen políticas públicas centradas en promover, proteger y asegurar el reconocimiento de sus libertades fundamentales, el pleno goce de los derechos humanos y el ejercicio de su ciudadanía, a fin de garantizar la plena integración, participación, estabilidad y seguridad económica de todas las personas mayores de hoy y del futuro.