Escuchar este artículo

El efecto Mockus

Lunes, 19 de Marzo de 2018
Sigue siendo un símbolo de honestidad, esperanza y cohesión en un país sitiado por los miedos.

"Creo ser capaz de poner lo mejor de mí, pero sobretodo de convocar a la gente para que ponga lo mejor de sí", Antanas Mockus, político, filósofo y matemático.

La votación más alta en Bogotá para un senador en toda la historia, y la segunda más alta en el país con casi 550 mil votos, traen de regresoal escenario político al profesor Antanas Mockus, a quien muchos lo creían acabado políticamente desde su derrota en las elecciones a la presidencia en el 2010. En esa oportunidad después de provocar una gran movilización ciudadana de sectores juveniles, independientes, y de tendencias políticas de centro y centro izquierda denominada “la ola verde”, terminó perdiendo la presidencia en segunda vuelta ante el actual presidente Juan Manuel Santos quien fue en esa ocasión “el que dijo Uribe”.

La esperanza de un cambio real en la política Colombiana quedó sepultada ese día por las maquinarias de los partidos tradicionales, el abstencionismo de muchos “indignados” de redes sociales que no votaron y de una estrategia de publicidad negra orquestada desde la otra campaña para deslegitimarlo, aprovechándose de los inicios de una enfermedad que aún padece y de su particular manera de hacer política donde la elocuencia y retórica de los políticos de oficio no fueron su fuerte.

Este ”Caballo discapacitado” como fue llamado peyorativamente por el ex presidente Uribe, hoy renace de las cenizas como el ave fénix y demuestra que prácticamente sin hacer campaña, sin mucho dinero, sin redes clientelares y sin la vitalidad de otros años, sigue siendo un símbolo de honestidad, esperanza y cohesión en un país sitiado por los miedos y fantasmas que lo tienen polarizado y hasta ahora condenado a escoger entrelas campañas de los extremos.

El profesor Antanas hoy puede convertirse en un factor determinante para impulsar una ”tercería” que aglutine las fuerzas políticas dispuestas a defender e implementar los acuerdos de paz, a mejorar la calidad de la educación en todos los niveles y a luchar decididamente contra la corrupción, con opciones reales de ganar la Presidencia de la República en una muy probable segunda vuelta.

Podemos hacer una analogía entre Mockus y el país, el cual también esta enfermo por los vicios de la política que lo tienen contra las cuerdas, pero con la esperanza intacta de cambiar su destino y dejar atrásla corrupción y la violencia que por décadas no ha dejado a Colombia desarrollarse y aprovechar todo el potencial que tiene con su gente y sus recursos naturales.

Usted, que no cree en la política, que nunca vota, que esta cansado de ver las mismas caras en el poder y detrás de el, usted que no se deja engañar ni atemorizar por los “enemigos” inventados por algunos políticos que luego se venden como la salvación para combatirlos, no pierda la esperanza y aproveche esta nueva oportunidad que nos da la democracia, ¡salga y vote!

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas