Escuchar este artículo

El escudo de los héroes

Domingo, 5 de Diciembre de 2021
Durante la pandemia se ha puesto también de manifiesto la carencia en especialidades que han sido fundamentales en el manejo de esta crisis universal de salud.

Según el ministerio de salud, hace un año en Colombia había 122.000 médicos, de los cuales 87 mil eran médicos generales y 28.900 especialistas. Esa cantidad más los recién graduados en los últimos doce meses celebraron hace 2 días el día del médico, fecha en la cual se pretende exaltar la labor de los profesionales que atienden pacientes con la misma dedicación y entrega que lo han hecho desde siempre, aún sin tener en cuenta la pandemia causada por la Covid-19 que por estos días vuelve a estar al alza en sus cifras de enfermos y fallecidos.

Se sabe por las estadísticas oficiales que la actual cantidad de médicos disponibles en Colombia para atender la población es insuficiente, lo cual se hace más notable en la atención que brindan los especialistas que, apenas son el 23% del número total de galenos en nuestro país. Esto se ha evidenciado desde hace varios años, pero las soluciones no han llegado porque los cupos para las especialidades médicas siguen siendo escasas y en las universidades privadas son muy costosos los programas de posgrado.

Durante la pandemia se ha puesto también de manifiesto la carencia en especialidades que han sido fundamentales en el manejo de esta crisis universal de salud, sobre todo en las más comprometidas en el diagnóstico y manejo de esta nueva enfermedad, ahí están incluidos médicos internistas, emergenciólogos, intensivistas e infectólogos. El número disponible de estos especialistas por cada 1.000 habitantes es escaso y dista mucho del número ideal.

También la pandemia ha golpeado a los médicos, primero fue el rechazo y atropello que muchos sufrieron por el hecho de estar en contacto con los enfermos y las agresiones físicas y verbales sucedieron con lamentables resultados que, por fortuna al evolucionar el conocimiento general de la enfermedad cesaron y hoy ya no se tiene registro de estos repudiables actos. La muerte de muchos de ellos produjo por esta misma época, hace un año, una sensación de impotencia y pesar porque fueron víctimas valiosos profesionales que estaban prestando sus servicios a la comunidad.

Con la celebración del día panamericano del médico nuevamente surgieron los mensajes llamando héroes a los de bata blanca, que incluso la abandonaron para vestir más sencillos. Pero estos héroes más que poderes y capa han tenido que blandir un escudo cargado de fortaleza personal para hacer frente a la crisis, el mismo armamento le ha de servir para defenderse de las agresiones de todo tipo como las calumniosas acusaciones de cambiar diagnósticos para cobrar millonarias sumas y entre sus bolsillos deben portar como un arma oculta la póliza de responsabilidad que habrá de defenderlos ante las acusaciones que ahora se suceden por montón contra los que luchan por mantener la vida no obstante que la inmortalidad no se puede lograr y los familiares de quienes fallecen intentan por todos los medios ignorar esto para socavar el prestigio de los médicos y obtener jugosas recompensas.

 La sociedad está en deuda con los médicos, a quienes en otro momento de nuestra historia se les reconocía y admiraba, porque ahora no se valora el esfuerzo hecho para educarse, mantenerse actualizados y brindar con sacrifico su servicio a los enfermos.

jorgepabonl@yahoo.com

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Contenido Patrocinado