Escuchar este artículo

El mayor acto político

Lunes, 29 de Noviembre de 2021
Como cucuteños no podemos perder la oportunidad de defender lo que con mucho sacrificio hemos logrado.

Nuestro rumbo como sociedad ha cobrado valor en las conversaciones cotidianas por estos días. En las busetas, restaurantes y centros comerciales de Cúcuta, la gente está preocupada por lo que va a pasar próximamente y los colectivos ciudadanos responden a la duda que reina en el aire a través de la pedagogía y la charla masiva con los semejantes.

Convencerlos de la importancia de defender lo conquistado y luchar con valentía cucuteña por evitar volver a tiempos muy recientes, pero mucho más oscuros, hace parte de la labor que por estos días emprenden cientos de ciudadanos de diferente ocupación. También impera una preocupación de muchos por posibles redes de desinformación que puedan engañar a las comunidades más vulnerables y se ponga en riesgo el camino que ya se ha avanzado.

Ante este panorama, existe una gran preocupación por, por ejemplo, el disfrute y acceso al deporte en todas sus formas, la capacidad de denunciar y manifestarnos frente a lo injusto y lo incorrecto, la calidad de la educación de nuestros niños, la llegada de la cultura a todos los rincones y no sólo a unos pocos, la situación económica de micro y pequeños empresarios, entre muchas otras.

La preocupación es muy válida y por eso debemos atrevernos a hacer el mayor acto político en este momento histórico. Como cucuteños no podemos perder la oportunidad de defender lo que con mucho sacrificio hemos logrado.

Durante los próximos días tendremos la oportunidad de tomar la decisión y debemos estar a la altura del reto. Debemos ser capaces de defender en conjunto el mayor acto político que hayamos podido realizar como ciudadanos, y por supuesto, me refiero a la vacuna contra el coronavirus. ¿A qué otra cosa podría ser?

Vale la pena destacar que solo en Europa medio millón de vidas (de más de 60 años) se han salvado en menos de un año gracias a la vacunación por COVID-19, y esta cifra no es nada despreciable teniendo en cuenta que en el mundo han fallecido cinco millones de personas por este virus.

La vacuna ha demostrado su eficacia contra el virus, como lo informa el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, en donde en países con el 93% de personas vacunadas con esquema completo la tasa de mortalidad es de 15 por cada millón de habitantes.

El gran objetivo de la comunidad internacional actualmente es impulsar la vacunación donde no despega o está lejos de llegar a niveles altos. Por ello, es momento de actuar y convencernos profundamente de vacunarnos como el mayor acto político que jamás hayamos hecho. Debemos contribuir a este propósito global, y así “evitar una Navidad dramática” como han mencionado algunos medios europeos, o permanecer encerrados, con los negocios apagados y la esperanza de los niños opacada.

Pensemos esto: Si Europa, el continente más abierto del mundo (según OMT tenía sólo 7% de sus fronteras completamente cerradas) tomó medidas con rapidez, decisión y unidad; y bloqueó la llegada de vuelos de los países del sur de África, porque allí las tasas de vacunación son bajísimas  (solo el 24% de los ciudadanos están vacunados), nosotros también debemos actuar con decisión y unidad y fortalecer nuestras cifras de vacunación, las cuales, modestia aparte, son mucho mejores que las de la media nacional (77%), pero pueden mejorar mucho más.

Aprovechemos la vacunación nocturna y los diecinueve puestos extramurales de vacunación que han dispuesto la Alcaldía de Cúcuta e Imsalud, y defendamos la recuperación de los empleos, de la alegría y de la economía.

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Contenido Patrocinado