Escuchar este artículo

Explosiva inseguridad

Lunes, 20 de Septiembre de 2021
La situación económica (no es justificación), un código penal laxo, el crecimiento exponencial de armas traumáticas, la utilización de motocicletas en manada, se prestan como caldo de cultivo para el aumento exagerado en este tipo de fechorías. 

Los medios de comunicación en los últimos meses, se encuentran atiborrados de noticias sobre asesinatos, atracos y similares, que tienen a la ciudadanía en un estado de terror, que puede desarrollarse en fobia a salir a la calle, a sentarse en sitios públicos, inclusive a no sentirse seguros ni en su propia casa. 

La situación económica (no es justificación), un código penal laxo, el crecimiento exponencial de armas traumáticas similares a las de fuego, la utilización de motocicletas en manada, se prestan como caldo de cultivo para el aumento exagerado en este tipo de fechorías. 

Ante esta situación, llámese, de emergencia, el Ministerio de Defensa Nacional, con base en el decreto ley 2535 de 1993, tiene lista una reglamentación, teniendo en cuenta que las armas traumáticas son instrumentos fabricados con el propósito de producir amenaza, lesión o muerte de una persona, obligando a los poseedores de estas a registrarlas o a entregarlas a la Industria Militar (Indumil) en un plazo máximo de dos meses, so pena de que sea decomisada y su portador judicializado. 

Solo esa medida no es suficiente para contener la cascada de atracos en los diferentes rincones del país, debe seguir en turno el Ministerio de Justicia, para que presente ante el Congreso de la República una reforma al código penal y de procedimiento, que no permita la domiciliaria a un delincuente con investigaciones pendientes o que haya sido reiterativa su conducta(así no haya sido condenado) en robos y atracos, tampoco que permita la excarcelación por el mínimo de la pena cuando se trate de los delitos anteriores, que todo atraco con violencia, además de que sea hurto calificado, tenga una agravación punitiva si se utilizan automotores o motocicletas.

Que se amplíe la planta de personal de la justicia, administrativos, jueces y fiscales que solucionen la acumulación de expedientes sin resolver y se invierta en más inteligencia en los organismos policiales.

¿Qué producirá hacinamiento en las cárceles? Por supuesto, tenemos que sacar de circulación a toda esa jauría de bandidos que está produciendo una psicosis colectiva en la comunidad, enfermando a los colombianos que con angustia no circulan con tranquilidad por el espacio público con el temor de ser sorprendidos a la vuelta de la esquina por un asaltante que no solo le quite sus bienes, sino su vida.

Por eso se requiere que el Ministerio de Justicia, autorice a la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec) para que se construyan más cárceles que custodien esas joyitas. Y que les busquen oficio para que se ganen lo que se comen, no es justo que paguemos impuestos para alimentar a tanto parásito. Y no digan señores del gobierno que plata no hay, plata si hay, lo que sucede es que, sino la despilfarran, se la roban.