Escuchar este artículo

Frente amplio por Colombia

Viernes, 21 de Abril de 2017
La corrupción no es un problema nuevo para Colombia, históricamente siempre ha estado presente.

“No me duelen los actos de la gente mala, me duele la indiferencia de la gente buena” Martin Luther King.

El país atraviesa por momentos sin precedentes en su historia reciente, por un lado estamos viviendo una reducción significativa en el conflicto armado interno, esto debido al proceso de paz finalizado con uno de sus principales actores, la guerrilla de las Farc. Por otro lado, y al pasar el conflicto a un segundo plano, otras problemáticas presentes en la realidad del país pero opacados históricamente por la guerra, ocupan el primer lugar en la agenda mediática por estos días, como lo son los escándalos de corrupción (Odebretch, Saludcoop, Agro Ingreso Seguro, El carrusel de la contratación, etcétera.)

La corrupción no es un problema nuevo para Colombia, históricamente siempre ha estado presente, la cuestión es que nunca se ha rechazado contundentemente por la sociedad en general ni por la opinión pública. Frases célebres como la del expresidente Julio César Turbay que afirmaba sin ruborizarse que: “Tenemos que reducir la corrupción a sus justas proporciones”, el eslogan político de un candidato al Concejo en un pueblo del Cesar que decía “Con Borja no habrá “serrucho” y si lo hay, no será mucho”, o la expresión popular que muchos hemos usado alguna vez en época electoral: “¡Que robe pero que haga!”, demuestran que es un tema que por acción u omisión ha tenido aceptación en nuestra sociedad.

La cobertura y calidad en salud y educación, las altas tasas de desempleo y la falta de infraestructura vial son ejemplos de problemas específicos pero fundamentales en Colombia, mientras la corrupción es un problema transversal a todos estos, y sin temor a equivocarme, se puede afirmar que la corrupción es causa directa de que estos problemas específicos empeoren en sus indicadores.

Llevamos varias décadas creyéndole el cuento a los gobiernos de turno que el principal problema del país era la guerrilla. Hasta ahora nos estamos dando cuenta que eso no era tan cierto y que fue usado en muchos casos como una gran cortina de humo para permitir episodios de corrupción millonarios que desangraron las arcas del Estado. (Reficar, Invercolsa, Hidroeléctrica del Guavio, etcétera.)

Entre los billones de pesos invertidos en “combatir” a los actores del conflicto y los billones de pesos perdidos en corrupción se a ido el dinero para invertir en salud, educación, generación de empleo, vías, etcétera. Llegó el momento de enderezar el rumbo, las condiciones están dadas para encaminar a Colombia a escribir una nueva historia.

El próximo gobierno tendrá, a mi parecer, tres retos fundamentales; enfrentar decididamente la corrupción como principal causa de los problemas del país, para así invertir los recursos en los temas específicos históricamente afectados por este flagelo. También tendrá que garantizar la implementación de los acuerdos de paz con las Farc y lograr finalizar con éxito las negociaciones con el Eln, ya que incumplir o cambiar los acuerdos podría traer un recrudecimiento del conflicto, mucho peor del que teníamos antes de las negociaciones de paz con las guerrillas. Finalmente, deberá construir consensos y tender puentes entre la izquierda y la derecha para desarrollar un nuevo proyecto de país en un escenario de posconflicto.

El presidente que nos lleve por este camino debe salir de un FRENTE AMPLIO donde se encuentren fuerzas políticas y sociales de centro, centro izquierda, centro derecha, independientes y demás posturas no radicales, que logre sacar adelante estos tres retos tanto a nivel nacional como regional, y para esto será necesario ganar la Presidencia pero también las mayorías en el Congreso de la República, garantizándole gobernabilidad al presidente.

No se todavía por quien voy a votar a la Presidencia, pero de lo que si estoy seguro es por cuales candidatos no lo haría.

Politólogo - Universidad de Antioquia

Especialista en Opinión Pública y Marketing político – Universidad Javeriana

Twitter: @andrescla

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas