Escuchar este artículo

Hablemos del litio

Viernes, 11 de Febrero de 2022
¿Puede un mineral cambiar el balance de poder en el mundo?

¿Puede un mineral cambiar el balance de poder en el mundo? La respuesta es sí,  al punto que el petróleo en el siglo XX nos muestra que por su posesión y explotación se libraron guerras, cayeron gobiernos y se cometieron fechorías diversas.

Los negativos efectos sobre el cambio climático y el que no sea renovable están poniendo fin el reinado del petróleo. Ello ha impulsado la búsqueda de otras fuentes de energía y es aquí donde el litio ha emergido como una alternativa.

Es un metal que se encuentra en dos tipos de depósitos: yacimientos en vetas y salmueras naturales. Siendo los primeros de menor calidad a diferencia de los segundos aunque su extracción sea más costosa.

Argentina, Bolivia y Chile concentran más de la mitad de los 50 millones de toneladas que conforman las reservas probadas de litio en el planeta. Si bien Bolivia tiene mayores yacimientos, en cambio Chile con la segunda reserva del mundo es en la actualidad, junto con Australia, el principal productor mundial.

El litio podría ser el sustituto ideal de los combustibles fósiles. Su principal uso en la actualidad es para la fabricación de baterías eléctricas recargables. El mayor potencial de esta industria viene por el uso de estas baterías en vehículos a propulsión eléctrica y en sistemas de almacenamiento energético. 

Antes del boom del mineral en este siglo, el litio fue un recurso estratégico en la industria militar. Se le usó en la fabricación de la bomba de hidrógeno durante la primera mitad del siglo XX. 

A principios de la década de los 90, la compañía japonesa Sony comercializó la primera batería recargable de iones de litio. Ella, más pequeña que una convencional y con una mayor capacidad, revolucionó el mercado de electrónicos de consumo, ya que ofrecía una densidad energética mucho mayor que la mayoría de los otros sistemas electroquímicos.

El impulso decisivo vino con la importancia que cobraron las energías limpias a principios del siglo XXI. La difusión del uso de la generación de energía eléctrica con fuentes renovables fue posible por varios factores, entre los que se cuentan la mejora y abaratamiento de los componentes tecnológicos necesarios, y a las baterías recargables de iones de litio. 

La eficiencia de las baterías basadas en litio llamó la atención de la industria automotriz. Tesla Motors, compañía estadounidense que fabrica y vende autos eléctricos, comenzó operaciones en el 2003. Le tomó casi una década convencer al mundo de la viabilidad del auto eléctrico. 

Como ya se dijo el litio es totalmente reciclable, a diferencia del petróleo.  Esto abre un campo más en el ciclo productivo del mineral. Una organización de países productores y exportadores de litio podría constituir un bloque con poder suficiente para incidir en la política internacional, como la OPEP lo ha hecho con el petróleo.

De otra parte, depresión, esquizofrenia y manía depresiva son trastornos que encuentran alivio con tratamientos basados en el litio. La industria farmacéutica utiliza algunas sales de litio para elaborar medicamentos reguladores de los estados anímicos.  Por extensión, podemos decir que el litio es una esperanza para bajar los índices de contaminación medioambiental.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda