Escuchar este artículo

Imitando errores del pasado

Miércoles, 11 de Mayo de 2022
La extradición de 'Otoniel'.

El paro armado decretado por el Clan del Golfo, que ha tenido efecto en once departamentos del Pacífico y la Costa Caribe, evidenció las fallas de repetir fórmulas viejas para hacer frente a los problemas de orden público. Un Gobierno joven que se quedó viviendo en el pasado.

Una de esas fórmulas consistió en la estrategia de capturar a grandes cabecillas con el fin de dar golpes de opinión que tuvieran un impacto mediático. Esos objetivos de alto valor fueron exhibidos en grandes ruedas de prensa donde el presidente y sus ministros repetían que nunca se había golpeado tan fuerte a las estructuras criminales. Cuando alias Otoniel fue capturado se dijo que era “el golpe más contundente que se le ha propiciado al narcotráfico en este siglo. Solo es comparable con la caída de Pablo Escobar en los años 90″.

Y esta fue precisamente la segunda fórmula: utilizar situaciones del presente para compararse todo el tiempo con el pasado, con algo que ya habíamos vivido. Basta mirar el nombre de la reciente estrategia lanzada con el fin de capturar a los cabecillas del Clan del Golfo. Le denominaron “Bloque de búsqueda”, tal y como el grupo de uniformados que en los años noventa dieron con el paradero de Pablo Escobar. Por esto, pareciera que su visión siempre mira hacia atrás, como si renegara de las grandes cosas que se pueden hacer desde el presente por el futuro del país.

Otra muestra de ello fue la insistencia y la celeridad que le dedicó a la extradición de Otoniel, dejando en pausa las diligencias judiciales que este tenía pendientes en Colombia. Diligencias en las que ya había mencionado a 64 personas relacionadas con la estructura criminal que él lideraba. La extradición de Otoniel, inevitablemente, trae el recuerdo de los días en que un grupo de jefes paramilitares fueron enviados a Estados Unidos en el momento que empezaron a contar sus alianzas delictivas.

Este tipo de recetas fallidas generan preocupación porque el Gobierno estuvo más atento al pasado reciente que al futuro cercano del país. Algo de esto debió haberse previsto desde el momento en que malgastó su primer año de mandato objetando la Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz. Una pelea perdida que retrasó buena parte del funcionamiento de la justicia transicional. Finalmente, y como en otros casos, fue la Corte Constitucional la que le dio la orden de sancionar esa importante ley y le ordenó, en otras palabras, mirar hacia el futuro.

La forma en la que el Gobierno hizo frente al paro decretado por el Clan del Golfo es un resumen de su política de seguridad y defensa, y de la forma en la que asumió el conflicto armado desde el inicio: minimizando los hechos de violencia de los grupos armados, restando importancia a las amenazas, mirando hacia el pasado, copiando eslóganes antiguos y más interesado en dar ruedas de prensa grandilocuentes que en allanar el terreno para entregar un país en mejores condiciones de seguridad que el que recibió. Un Gobierno que en lugar de aprender de los errores del pasado, se dedicó a imitarlos.

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda