Escuchar este artículo

La disputa por el edén

Viernes, 27 de Mayo de 2016
El Catatumbo no ha reunido la fuerza suficiente para lograr atraer la atención del Gobierno central.

El Catatumbo es una subregión ubicada en el Noreste Colombiano, conformada por 11 municipios  con una variedad climática que le permite mostrar su gran riqueza natural  representada en la variada vegetación, cuantiosos recursos minerales  y  la abundante  pesca  de  su caudaloso rio Catatumbo,  que nace en el Norte de Santander  y aporta el 60 por ciento  del agua dulce del Lago de Maracaibo. Desde hace  más de tres  siglos la caña de azúcar y el cacao  han sido   fuentes  de sus ingresos y tras el grito de   independencia, el café se convirtió en el principal producto de exportación.

Al  finalizar  la Primera Guerra Mundial aparece  en escena el petróleo,   convirtiendo a la región en  uno de los primeros  sitios ricos  en este recurso energético, razón por la cual en 1918 se aprobó la Concesión Barco para dar inicio a su exploración. Este  contrato se firmó por  50 años y el Estado recibía el 15 por ciento de las utilidades líquidas. La concesión  fue transferida en 1936 a las empresas norteamericanas  Texas Petroleum Company y Mobil Oil, las cuales se encargaron por muchos años de extraer el petróleo de los pozos abiertos en una gran área alrededor del municipio de Tibú.  Los recursos minerales abundantes en esta  región son: oro, carbón, hierro, uranio y coltan (usado como insumo en la industria electrónica).  Allí, en medio de tanta abundancia,  los grandes sacrificados han sido  los indígenas de la etnia barí.

Pero una de las cosas  maravillosas que  más distingue a esta rica región,  a nivel mundial, es el fenómeno natural  conocido como El  Relámpago del Catatumbo. Este  fenómeno meteorológico  es un ciclo de tormentas que ocurren entre abril y noviembre y produce  cerca  de  1.6 millones de rayos  por año. Es el único faro natural del planeta   que  con sus descargas  eléctricas genera elevada cantidad de ozono.  El relámpago del Catatumbo, incluido en libro de los Records Guinness, es un atractivo para los turistas y un foco de distracción   para quienes aquí habitamos.

Sin embargo, el Catatumbo,  con todo el   poder de la naturaleza  manifestado en  sus múltiples riquezas y fenómenos naturales, no ha reunido la fuerza suficiente para lograr atraer la atención del gobierno central durante muchos años. En estos momentos los altos funcionarios del gobierno  se han referido al Catatumbo por la situación de crisis de seguridad que allí se vive y por el secuestro de tres periodistas. Pero la atención se logró por las diferentes exigencias que se han hecho desde diferentes puntos del exterior durante estos días. Si entre las personas que afrontan esta delicada   situación no estuviera la periodista Salud Hernández (colombo-española) otra hubiera sido la reacción de las autoridades.

Poco a poco los  fuegos salidos de las sofisticadas armas  utilizadas por los bandos comprometidos en la guerra,  que allí se vive,  han  ido  opacando  los destellos salidos  del poderoso  relámpago natural,   mientras   los llantos  de los familiares de las víctimas  han  ido  desplazando los gestos de alegría  que el fenómeno genera cada vez que se produce. ¿Hasta cuándo?