Escuchar este artículo

La parodia satírica del aumento salarial

Viernes, 19 de Noviembre de 2021
Sería justo, que el alza mejorara el poder adquisitivo, pues, sube la gasolina, transporte, universidades, colegios, libros y vestuario, alimentos, fármacos, recreación, odontología, pasajes aéreos o terrestres.

Vuelve y juega la burla a los trabajadores respecto al aumento salarial. Nos aprestamos a otra en relación al mal llamado aumento salarial. Ya inician las conversaciones, entre Estado,  trabajadores y patronos. Se genera falsa expectativa, despliegue publicitario pero, quien sube el salario mínimo es el Estado por medio de Decreto, pues, nunca se genera real ánimo conciliatorio.

No se puede desconocer que la pandemia produjo pérdida de empleos en los dos años, hablándose de apropiación de dineros del erario público, por parte de funcionarios públicos, cuyos resultados judiciales e investigativos no son muy afortunados. 

Ya se autorizó el alza en colegios hasta el 8%, teniendo en cuenta la afectación directa a los planteles educativos, para compensar tan difíciles años económicos. 

Ese desgaste aparente de negociación, conlleva a enfrentamiento directo entre empleados  y patronos. 

Difícil conciliar intereses tan opuestos, siendo un hecho notorio, que los grandes sacrificados fueron los trabajadores, que quedaron sin trabajo o vieron disminuidos sus ingresos en dos años caracterizados por alzas en alimentos y demás elementos. 

Sería justo, que el alza mejorara el poder adquisitivo, pues, sube la gasolina, transporte, universidades, colegios, libros y vestuario, alimentos, fármacos, recreación, odontología, pasajes aéreos o terrestres, siendo motivo de severa inconformidad el alza a congresistas, en suma cercana a los dos millones de pesos, mientras este año se subió el 3.5 a los trabajadores activos y el 1.5 a los pensionados, equivalente a 35.000 y 15.000 pesos respectivamente, generando mayor inconformidad social siendo los pensionados los más afectados. 

Se hace necesario conciliar intereses, más en época electoral, cuya inconformidad seguramente se demostrará en las elecciones.

Debe haber justicia en lo tocante al mantenimiento del poder adquisitivo, tanto para los trabajadores activos como para los pensionados, que no gozan estos últimos, de prebendas como bonificaciones, prima vacacional e incluso muchos de ellos no reciben la mesada catorce o prima de mitad de año, además de aplicárseles injustamente el IPC como si los negociadores estatales y patronos no fueran a envejecer.  

Lo más grave para los pensionados es que el sistema de salud nuestro con las EPS no es oportuno y menos preventivo, generando gastos adicionales para medio sostenerse mientras los atienden, de allí que sea de plena aplicación el dicho popular, que dice, “en la vejez se gasta en salud lo que se guardó en la juventud”, ya que hoy en día ni con tutelas se logra acceder al sistema de salud.  


 

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas