Escuchar este artículo

¡La vuelta es nuestra!

Martes, 20 de Septiembre de 2016
Lo cierto es que es un deporte de tipo colaborativo, donde todo el equipo apunta a su líder.

¡La vuelta es nuestra! La Plaza de Cibeles en Madrid y en ella el podio de la Vuelta España 2016 se vestía de amarillo, azul y rojo para recibir a nuestros ciclistas, Nairo Quintana y Esteban Chávez. Sonó el himno de Colombia y nuestros corazones saltaron y vibraron de emoción. Más allá de la celebración, seguidamente las portadas de los diferentes periódicos deportivos y las secciones deportivas de los demás periódicos nacionales e internacionales tenían como principal noticia ´´Nairo renueva con Movistar hasta 2019.´´ Y…. ¿Cómo se contrata a un ciclista? 

Pues bien, los ciclistas profesionales son trabajadores como cualquier otro, para el caso de nuestro compatriota, su contrato de trabajo se rige por la Ley española debido a que pertenece al Movistar Team, equipo inscrito en la Real Federación Española de Ciclismo, por lo tanto, debe ajustarse a esta normativa. Se deben tener en cuenta el Real Decreto Legislativo 2/2015 del 23 de octubre, el Real Decreto 1006/1985 de 26 de julio, por el que se regula la relación laboral especial de los deportistas profesionales y la Resolución de 17 de marzo de 2010, de la Dirección General del Trabajo, por la que se registra y publica el Convenio Colectivo para la actividad del ciclismo profesional. Dentro de estas leyes, cabe resaltar que es muy importante el acuerdo entre las partes. 

Para empezar, la jornada laboral de un ciclista se compone del tiempo que gastan en competición, entrenamiento y preparación física y técnica. A su vez, se suma el tiempo en que el corredor se encuentre bajo las órdenes directas del equipo para actividades de carácter promocional y publicitario; el descanso semanal de los ciclistas es de día y medio a convenir entre las partes y de acuerdo al calendario de competiciones. En el caso del ciclismo al tener unos horarios de competición particulares se computan como días de descanso semanal, los días en que el corredor no participe en competición oficial o no esté cumpliendo jornada laboral; las vacaciones son de 35 días naturales al año, serán acordadas por el corredor y el equipo siempre que no coincidan con competición oficial. La duración de los contratos es mínimo de un año, iniciando el 1 de enero y terminando el 31 de diciembre, sin perjuicio de que éste pueda ser prorrogado.

Una vez dicho esto, entramos en materia económica, el salario de un ciclista lo componen: el sueldo mensual, las pagas extraordinarias, la ficha o prima de contratación y los derechos de imagen, también es posible que se acuerde algún tipo de prima especial.  El sueldo mensual es la cantidad que percibe el ciclista mensualmente compita o no, para el caso de los grandes corredores se habla de un salario de entre 3 y 8 millones de euros al año, entre 9.000 y 26.000 millones de pesos, aunque las cifras nos parezcan altas, nada que hacer frente a los sueldos del tenis y el fútbol, que las sobrepasan con creces. Continuamos, las pagas extraordinarias son dos al año y equivalen a un mes de sueldo, las cuales, si no se pacta nada diferente se pagarán en los meses de marzo y septiembre; la ficha o prima de contratación es lo que paga el equipo al corredor por el hecho de contratar con él, también la convienen las partes y,  finalmente, la cesión de  derechos de imagen que se hace en un contrato individual y distinto 
al contrato de trabajo, en este punto, hemos de decir que los ciclistas no ganan mucho en los temas de marketing, ya que las empresas temen contratarles por el riesgo que pueda haber de problemas de dopaje. 

Ahora bien, ¿Qué pasa con los premios? Los premios no son tan jugosos como parecen, ni en el Tour de Francia, ni en la Vuelta a España, ni en el Giro de Italia. Los corredores ganan por etapa, por día de líder, por campeón de la competición o por equipo, habitualmente el dinero se reparte entre los miembros del equipo, hay equipos que lo hacen a porcentajes. De una u otra manera, siempre se reparte. Pareciera injusto, pero lo cierto es que es un deporte de tipo colaborativo, donde todo el equipo apunta a su líder, en el caso de Movistar Team, Nairo Quintana y también suman puntos para llevarse el premio de equipo, que por ejemplo, en ésta edición de la vuelta a España se lo ha llevado también Movistar Team.