Escuchar este artículo

Las voces de los exiliados en Canadá

Jueves, 27 de Junio de 2019
La memoria histórica no ha descansado, no descansa y no puede descansar.

En abril de este año se realizaron las primeras reuniones en las que la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad (CEV) de Colombia, definió una hoja de ruta para documentar los hechos de violencia de las personas exiliadas en Canadá. En los encuentros, principalmente, hicieron presencia líderes sociales amenazados que hoy se han acogido al gobierno canadiense en búsqueda de protección. De igual forma ciudadanos residentes en este país, organizaciones sociales y la academia. 

La iniciativa se realizó en asocio con la Universidad de Concordia, el Foro Internacional de Víctimas (FIV) y la Asociación de Víctimas del Conflicto Armado Colombiano en Canadá (ASOVICA). Importante resaltar que, el proyecto The Acts of Listening Lab, de la Universidad de Concordia, liderado por el docente colombiano Luis Carlos Sotelo Castro, no solo apoya esta iniciativa sino que ha venido construyendo ejercicios de memoria histórica colombiana en Canadá.

The Acts of Listening Lab es un centro de investigación y creación sobre el poder transformador que tiene la escucha en la construcción de la memoria oral. En él trabajan artistas, investigadores sociales, comunidades y activistas, que hoy deciden explorar en nuevas formas pedagógicas para que esa memoria histórica escale a otros escenarios. Para que se conozca fuera Colombia. Para que la esfera pública sepa que existen narrativas de la violencia que hoy exigen ser escuchadas. 

Se resalta este trabajo, en el marco de lo que viene realizando la CEV, porque a través de él varias víctimas del conflicto armado han podido darle voz a su voz en este país, Canadá. Después de que sus testimonios son grabados, son reproducidos en un espacio especializado para que todos estos testimonios sitúen a la escucha como un acto vivo para el cambio social. Tanto es así, que los mismos han sido traducidos a inglés y francés para que las personas locales entiendan con claridad los hechos victimizantes de los exiliados.

La memoria histórica no ha descansado, no descansa y no puede descansar. En esta columna, que en múltiples ocasiones se ha dedicado ha reflexionar en torno a la importancia de la verdad histórica del conflicto armado, una vez más se celebra otra acción; esta vez, en un país que le ha abierto las puertas a muchos exiliados colombianos. 

La invitación, además de que sigamos conociendo el trabajo de la CEV, de visitar la Universidad de Concordia para conocer todo su trabajo en memoria oral, de ubicar en internet la iniciativa The Acts of Listening Lab (basta una búsqueda en Google para encontrar diferentes enlaces que informan sobre el centro de investigación), es informar a amigos y familiares que se tengan en Canadá. ¿Para qué? Para que puedan participar en el proceso. Es abierto, gratuito, confidencial y se constituye en una forma de sumar a la construcción de las memorias que tanto necesitamos.