Escuchar este artículo

Lo que se nos viene

El primer semestre será de mucha agitación política.

En el comienzo de cada año se hacen augurios por una mayor ventura y felicidad para todos. Esa ilusión siempre está presente al cambiar de la noche del año viejo a la mañana siguiente del nuevo año, lo cual demuestra que todos esperamos con optimismo lo mejor para los próximos doce meses, así lo expresamos en los mensajes y los que se reciben también tienen un contenido similar.

Esta nueva hoja del calendario trae expectativas que esperamos poder cumplir acorde con el positivismo y las posibilidades que se nos ofrezcan. Los renovados retos  nos ponen de cara a un año electoral para escoger un nuevo presidente y renovar el congreso de la república. Asistimos durante la última etapa del año recién finalizado el inicio de la campaña política y esta ha sido pieza importante en las noticias y los análisis que se hacen a partir de las alianzas y pactos, las propuestas, los debates en los medios de comunicación y el ardiente cruce de mensajes en las redes sociales entre los aspirantes a los cargos de elección popular.

Las listas para el senado y la cámara de representantes fueron elaboradas y muestran los trueques hechos para el ingreso de algunos a otro partido y el pretendido acomodo bajo una divisa distinta con el claro propósito de alcanzar los votos que les garanticen una curul. Por ello no es extraño ver ahora de rojo a quien fue azul, en nuevos partidos a quienes estuvieron antes en la otra orilla. En fin que, se ha producido una movida de fichas propio del ajedrez político nacional.

Todos estos movimientos tienen una motivación personal, de lo cual no hay duda, porque la ambición de ocupar una silla en el capitolio es el motor que mueve esa aspiración. Para alcanzarla  se hace a nombre de su comunidad, tal como sucede con los representantes a la cámara, pero estos no parecen ser sus líderes y en general los electores no sienten que están siendo representados por los parlamentarios elegidos. A pesar de ello el ciclo se repite cada cuatro años y la vida continúa sin muchos altibajos.

Para la presidencia el abanico de precandidatos es muy amplio y los hay de todas las vertientes y colores, de distinta procedencia, con variados antecedentes que los avalan o los ponen en la picota; los hay de derecha, centro e izquierda en cuanto a su concepción política. Las posibilidades para cada uno se decantarán cuando se cumplan las “primarias” como se llaman en el sistema  americano, para nosotros las consultas. Luego de estas el número se reducirá a unos pocos y la encuetas nos dirán nuevamente cuales pueden ser las reales posibilidades de cada aspirante. Aunque recordemos que estos sondeos pueden tener desatinos y sesgos.

La ilusión aludida es la que no debemos perder y ser muy sensatos a la hora de elegir para no equivocarnos porque se trata de escoger los gobernantes para el próximo cuatrienio. El primer semestre será de mucha agitación política y tenemos que estar preparados para ello porque la campaña será recia y agresiva. Pero ojo, hay que tener cuidado con los encantadores de ofidios para no ser engañados y luego lamentarnos.

jorgepabonl@yahoo.com

Domingo, 9 de Enero de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Temas del día