Escuchar este artículo

Mejoramiento de la movilidad

Sábado, 6 de Febrero de 2016
También es importante señalar que buena parte del infarto de movilidad obedece no solo a la cantidad de vehículos que transitan por determinada vía.

Mediante Decreto 0056 de 2016 expedido por la administración municipal, se definió el área que comprende la estrategia de mejoramiento en la movilidad, llamada Pico y Placa. De inmediato saltaron las redes sociales y algunos concejales que inquietamente citaron al recién posesionado Secretario de Tránsito para que explicara el alcance de la medida y según la noticia de prensa publicada al día siguiente, parece que no salió muy bien librado.

No conozco el documento ni soportes presentados por el funcionario porque hasta la fecha y luego de varios años de Pico y Placa, no se ha hecho un juicioso análisis del comportamiento vehicular mediante el cual se establezcan los terminales de placa con base en mediciones del flujo vehicular atendiendo las metodologías existentes.

El viernes de la semana que pasó leí un comunicado de prensa en la cual el acto administrativo sigue vigente en todas sus partes y ese mismo día escuché declaraciones por parte del responsable de la dependencia en la cual amplía la socialización por un mes, mientras se evalúa técnicamente la situación, lo cual considero prudente.

Creo que ha transcurrido muy poco tiempo para entregar resultados cuando por todos es conocido el grado de descuadernamiento de una Secretaría de Despacho ávida de apoyo y eso fue lo que no recibió el doctor Duarte en su primer debut frente a los legisladores, puesto que una ligera revisión a sus hojas de vida, no permite evidenciar idoneidad en el tema y por eso sus respetables sugerencias deben ir acompañadas de sólidos conceptos como verdaderos aportes a la ciudad.  

Ahora, es perfectamente viable y necesario construir un documento que blinde decisiones, puesto que es imposible adivinar los números terminales de placa con mayor incidencia en determinado día de lo cual concluyo que históricamente se ha hecho de manera caprichosa.

También es importante señalar que buena parte del infarto de movilidad obedece no solo a la cantidad de vehículos que transitan por determinada vía, sino a la permanente violación del espacio público y cuando parecen los operativos para rescatarlo, son los mismos ciudadanos que arremeten en comentarios contra la fuerza pública rechazando la acción de autoridad y por eso la informalidad ha tenido un aliado silencioso que aparece como un fantasma y luego continúa su camino perjudicando la movilidad de una manera significativa.

Esperemos los resultados que ha ofrecido el Secretario de Tránsito y luego de unos meses de aplicar la medida se podrán evaluar los resultados siempre y cuando se tenga el respaldo de la Secretaría de Gobierno como responsable del espacio público, aunque desde ya me atrevo a asegurar que deben existir restricciones para todo tipo de vehículos.