Escuchar este artículo

No más errores con el agua

Jueves, 26 de Mayo de 2022
Retazos.

“Tanto va el cántaro al agua, que al fin se rompe”, adagio popular.

El cotilleo político regional, que resume en este diario la sección Cortocircuito, nos dejó conocer el domingo pasado, el rumor, que en la capital de la república ya se cocina el contrato de operación y mantenimiento del nuevo Acueducto Metropolitano de Cúcuta y hay una puja de intereses económicos de la Madonna. 

Hay tanta tela por cortar, pero lo primero que se nos vienen a la cabeza, es que no pueden volver a ocurrir los errores de 2005 a 2007 y el famoso convenio de desempeño con el Ministerio de Hacienda y Crédito público, cuando pasamos de empresa industrial y comercial del Estado a la sociedad por acciones EIS CÚCUTA SA ESP. 

Un convenio redactado con falsedades históricas, renovando y reestructurando deudas en dólares que ya estaban prescritas, firmado por funcionarios públicos que desempeñaban duplicidad de empleos públicos, lo cual está prohibido por la constitución y soportados en acuerdos municipales cuyas autorizaciones estaban vencidas seis meses antes de su firma, que subiste solo por la presunción de legalidad.

Y es que no podemos continuar generando inseguridad jurídica que, al largo plazo, generará demandas multimillonarias por indemnizaciones e incumplimientos, que mantienen a título de dolo o de culpa, rubros presupuestales, que deberían ser menores, como es el de pago de fallos judiciales y laudos arbitrales, si hay calidad en la gerencia pública.

De un presupuesto inflado de casi billón y medio de pesos para este 2022, hoy el ítem de pago de sentencias y laudos arbitrales es del orden de los ocho mil millones de pesos, que en inversión social serían un multiplicador de la seguridad que se nos está perdiendo.

Nadie ha calculado las demandas multimillonarias de indemnización que por ejemplo se nos vendrán por las empresas prestadoras de servicios públicos domiciliarios, por haber pactado mal, por violar la Constitución y la Ley 142 de 1994.  Afortunadamente ellas, las prestadoras de servicios, han sido tan torpes en las violaciones contractuales, que nos dan un margen importante de defensa municipal.

Pero hay que evitar los errores, derrotar la corrupción, porque tanto va el cántaro al agua, que al fin se rompe

Por lo pronto, como decimos en Gramalote y Lourdes, recordarles a los señores del Acueducto Metropolitano que a los usuarios del acueducto de Cúcuta no nos pueden trasladar los costes eléctricos de la operación del AMC, recordarles que las plantas de tratamiento de El Pórtico y Tonchalá son de la comunidad cucuteña y otras y que, en materia de prestación del servicio, la Constitución Política, está en cabeza de los municipios y que los departamentos solo en el apoyo financiero.

Adenda: Los Conservadores debemos votar temprano para salvar la democracia por el ingeniero Federico Fico Gutiérrez. 

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda