Escuchar este artículo

¡No se sulfuren asesores!

Miércoles, 29 de Julio de 2015
Un buen asesor jurídico, nunca le puede elaborar un acto administrativo a un Gobernador para “asistir” al Consejo Superior de una Universidad Pública.

Si algún profesional que integra un equipo de trabajo debe ser leal y solidario es el asesor jurídico. 

Por ello debe ser modesto y no soberbio. Con la soberbia del asesor, casi siempre pierde el asesorado o a los asesorados. 

Es el caso sucedido en la Universidad de Pamplona, donde el rector mal asesorado terminó enjuiciado y perseguido por el  mundo y el asesor prosigue feliz en su parábola similar con otro incauto presumido. 

Sabrá Dios si ante la justicia lo auxiliará. En otros términos, nunca he visto a  los asesores jurídicos de González Jóves, de Morelli  Navia, de William Villamizar y ahora los de Edgar Díaz (¿futuro senador?), o de los miembros de los  Consejos Superiores, asumiendo sus defensas o alguna responsabilidad ante los entuertos que les recomendaron y que les tienen al borde de una muerte  política o de la pérdida de la libertad. 

Lo digo porque la semana pasada me notificaron un “prevaricatico” pamplonés y ayer me citaron para notificarme un prevaricato cucuteño.

¿Hay modelos a  imitar? Sí.  Vea la adenda. La columna pasada sulfuró a algunos asesores más soberbios que sabios. Pero no se deben sulfurar. 

El sulfuro que es demoníaco, huele maluco y es extremadamente peligroso. Los asesores sulfurados asustan, amenazan con el celular de otro majadero, algunos contratistas de la gobernación lo hacen. 

Pero yo confió en que el Gobernador me protege, pues él es quien me ha dado toda la información y sé que me la seguirá entregando por mandato de la ley. 

El 23 de julio que corre, el señor Gobernador con oficio 00302 de su firma, me entregó 25 actos administrativos con los cuales delegó la función de asistir, mas no de presidir el CSU de la UFPS correspondientes a los años 2012 a 2015. Vale decir, no delegó nada. 

Algo pasó con sus malos asesores, pues ahora es  renuente a enviarme las actas y los acuerdos del mismo periodo. ¡Pago por ver, si lo defienden en la Corte!

Miren, desde la Constitución garantista de 1991, la cédula de ciudadanía vale mucho. 

Usted solicita en ejercicio del  Artículo 23 de la  Constitución que le  permitan “asistir” a las reuniones del Consejo Superior de una universidad pública e  “ipso facto” se le permite, al fin y al cabo va solo a oír y observar un hecho público, sin voz y sin  voto. 

Presidir es distinto y es una función que puede delegar el Gobernador, dentro de las formalidades de la  Ley 489 de 1998, por acto administrativo escrito, que diga que es para presidir y en un empleado de nivel directivo “vinculado” que pueda desarrollar las funciones del Artículo 209 de la Constitución y punto.

Un buen asesor jurídico, nunca le puede elaborar un acto administrativo a un Gobernador para “asistir” al Consejo Superior de una Universidad Pública. Para asistir, no se necesita acto Administrativo. La Ley 30 de 1992 en el Artículo 64.b la función que le otorga al gobernador es  para presidir, y es esa la que debe delegar.

En el año 2011 no hubo una sola delegación de funciones, fue una anualidad de falsedades y usurpación de funciones. En 2012, se quiso remendar “el capote”, con Decretos de Delegación mal elaborados, pues no contenían  la función   de “presidir”, sino la de “asistir”, que no es la función del Artículo 64 de la Ley 30.

Así que Silvano Serrano Guerrero, (3 veces) Cristian Alberto Buitrago (3 veces) Luis Saniel Peñaranda Rolòn (1 vez) Rafael Navi Gregorio Angarita (2 veces), Ludy Esperanza Carrillo (8 veces), Jorge Enrique Pinzón (4 veces), Ludy Páez Ortega (3 veces) usurparon funciones del Gobernador y son coautores de las falsedades de la Secretaria Tolosa del CSU. Todo por la ineptitud de los asesores jurídicos que deslealmente comprometen al Gobernador y sus demás asesorados. Se sulfuran y  cometen errores garrafales. Como la genialidad de reformar la constitución y las leyes, con acuerdos del CSU. ¿Habrase visto? Ahí está la prueba documental, errores inexplicables que van hasta el 22 de agosto de 2014. Todo por  la politiquería y la corrupción. La U. de Pamplona está igual o peor. Muchos claveles, amapolas y girasoles a la vez. ¿Pero estarán en la sala penal de la Corte defendiéndolos de su deslealtad?

Adenda: El doctor Jaime  Castro se estrenaba luego de sus estudios en Paris, en la Presidencia de Lleras Restrepo. Misael Pastrana que era ministro lo conoció allí. Elegido Presidente, buscó a Jaime Castro y le dijo: Usted es mi abogado de cabecera. Luego lo hizo  ministro y ninguno  de sus proyectos de Ley, ni  uno solo de sus decretos se cayó. Y luego le  cubrió  la espalda a  Betancur. Lealtad y solidaridad con sus jefes fue su lema.