Nueva bibliografía

Martes, 5 de Enero de 2021
Desde luego que me deleité con el conjunto de la obra.

A punto de extinguirse el año 2020 conocimos en la ciudad dos publicaciones que llamaron poderosamente la atención por su temática: literatura e historia. La primera de ellas es “Algo así como un misterio. Estudio crítico y analítico de la poesía de Federico García Lorca”, con un prólogo de Jorge Meléndez Sánchez, quien ha cultivado sin ostentación alguna el estudio de la literatura española, país que Meléndez ha recorrido minuciosamente- y una presentación del poeta español Manuel López Azorín. El autor incluye en este libro dos ensayos previos al estudio de la poesía de Federico García Lorca, a los que él califica de “caminata” para arribar a la obra poética de Lorca, lo que se concreta en los muy bien meditados cinco estudios críticos y analíticos de la poesía lorquiana, el poeta español más conocido y leído de todos los tiempos. Desde luego que me deleité con el conjunto de la obra, pero, para mi gusto, para mi paladar y porque conocía de tiempo atrás esa poesía, me deleité con el Estudio crítico y analítico II, el del Romance de la casada infiel: Y yo que me la llevé al río / creyendo que era mozuela / pero tenía marido /. Lo único que puedo hacer en este espacio es tratar de estimular el apetito del lector por la buena lectura, la que forma, y esta es una de ellas. El autor de este libro es Fernando Chelle, un poeta uruguayo residenciado en Cúcuta hace cerca de una década y con quien los viernes algunos amigos hacemos una tertulia amena e ilustrativa.  
 
La otra publicación es “El solar de la cocota. Ocaña, 450 años”. Es una monografía de la ciudad de Ocaña desde la perspectiva muy particular de su autor, que siempre procura escudriñar la historia más allá de donde otros han llegado para entregarnos un producto revisado. La prologuista se pregunta válidamente, ¿qué tiene que ver la trayectoria vital del autor -con más de 50 años consagrados a la docencia y la investigación en las áreas de la filosofía e historia regional y nacional- con la obra que ahora presenta a consideración del público? Primero, sus investigaciones son serias y honestas; segundo, procura que su lenguaje sea ameno y accesible; tercero, su sentido de pertenencia con la ciudad natal, así muchas veces haya incomprensión, y cuarto, la respuesta de la prologuista es que la aparición del libro coincide con trisesquicentenario de la ciudad de Ocaña. Y eso es Jorge Meléndez Sánchez, el autor de El solar de la cocota, un historiador con estilo sencillo y argumentación contundente. 

***  

El pasado domingo, y por decisión propia, falleció en la ciudad el docente Aurelio Rodríguez Suárez, vástago de aquellos colombianos que llegaron a Convención en la época de las petroleras -SAGOC- y se quedaron para siempre, como don Adaulfo Rodríguez Viana, proveniente de Santa Marta. Mis condolencias a su familia. Sobre estas decisiones controversiales recomiendo la columna de marzo 01 de 2020, de “Lola” Salcedo Castañeda, periodista barranquillera que también tomó la misma decisión el pasado domingo: “Derecho a morir como se quiera”, en Google.