Escuchar este artículo

Principio de no intervención

Una mirada a los acontecimientos políticos en Perú.

Los acontecimientos políticos en Perú el miércoles 7 de diciembre significan que en cuatro años Perú tenga seis presidentes en ejercicio. Se sabía que el Congreso votaría esa tarde del 7 de diciembre la destitución del presidente Pedro Castillo y con su respuesta fue peor el remedio que la enfermedad: disolvió el Congreso, decretó un gobierno de emergencia excepcional, anunció que convocaría una constituyente, le renunció el gabinete ministerial, fue denunciado por la Procuraduría, las Fuerzas Militares le anunciaron su desacato, fue calificado de golpista y el Congreso en ejercicio lo destituyó por “permanente incapacidad moral”, con 101 votos a favor, 6 en contra y 10 abstenciones. Finalmente fue detenido por sedición.  

 Al margen de todo lo anterior me quiero referir a otra clase de desacato: el desconocimiento de las normas de derecho internacional público por elementos de gobiernos que olvidan su investidura y el respectivo lenguaje diplomático que conlleva. Se trata del principio de no intervención, según el cual ningún Estado o grupo de Estados tiene derecho a intervenir, directa o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de cualquier otro. Es decir, ningún gobernante, embajador, canciller, entre otras personalidades del gobierno, debe expresarse en forma destemplada porque su amigo fue defenestrado. 

 Entre los propósitos esenciales de la Carta de la Organización de Estados Americanos - OEA - encontramos el artículo 2, numeral b, “Promover y consolidar la democracia representativa dentro del respeto al principio de no intervención”. Y eso no fue lo que no vimos o leímos los colombianos tan pronto el presidente Castillo fue cesado en sus funciones. Por ejemplo: Diosdado Cabello, diputado oficialista y número dos del chavismo, declaró que fue “un golpe de Estado la destitución de Pedro Castillo como presidente de Perú (…) y aseguró que fue promovido por Estados Unidos”. El presidente colombiano manifestó que Castillo “fue arrinconado desde el primer día de su gobierno”. Se dejan llevar por el compadrazgo político, la ideología y el folclor.  

 Con estos ejemplos se resalta que no son declaraciones de estadistas, como las, esas sí, mesuradas y diplomáticas del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador porque hizo "un llamado a todos los actores políticos para mantener el Estado de Derecho y la democracia y exhortó a la comunidad internacional a facilitar el proceso democrático de Perú”. Desde EE.UU. se instó "enfáticamente al presidente Castillo a revertir su intento de cerrar el Congreso y permitir que las instituciones democráticas de Perú funcionen según la Constitución". Son declaraciones que no vulneran el principio de no intervención de un Estado en los asuntos internos de otro.  

Martes, 13 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión