Escuchar este artículo

Punto a favor y punto en contra

Domingo, 31 de Octubre de 2021
La Secretaría de Tránsito y Transporte, por intermedio de su grupo operativo de la Policía, tiene punto a favor puesto que además de poner en su sitio a los desordenados conductores, generan una sensación de seguridad.

Tal como lo he expresado en varias oportunidades, en la pirámide de la movilidad tienen de mayor a menor importancia los siguientes actores: peatones, ciclistas, usuarios de transporte público y vehículos de emergencia, usuarios y operadores de carga finalizando con los automóviles, camionetas y motocicletas).

Lo anterior significa que cada conductor debe ubicarse en la pirámide, toda vez que la autoridad de tránsito es la responsable de vigilar que lo anterior se cumpla y por tal motivo, presento una situación recurrente desde hace años, en la cual se evidencia una flagrante ignorancia de muchos conductores que olímpicamente violan las normas de tránsito y derechos de los demás ciudadanos cuando llevan o recogen a sus hijos en el prestigioso plante educativo Santo Ángel de la Guarda, ubicado muy cerca al punto de referencia Pinar del Río.

Infortunadamente, la inseguridad y la pandemia han vuelto a un numeroso grupo de padres de familia que transportan y recogen a sus hijos en el sitio antes descrito, ignoran que la vía que utilizan para llegar, tiene tres angostos carriles que así no estén demarcados, son los que permiten el flujo vehicular de miles de vehículos que con deseos de llegar a sus hogares en busca del alimento del medio día, se encuentran que varios “papitos y mamitas” han bloqueado dos de los tres carriles y es en ese instante cuando se infarta la movilidad porque se genera bloqueo general de la libre circulación. 

Es necesario recordar a los infractores, que estacionar un automotor sobre una vía arteria, se constituye en una infracción tipificada en el Código de Tránsito “C.02 Estacionar un vehículo en sitios prohibidos” multa que tiene un valor de $447.700. También podría aplicarse otra multa al bloquear el paso de vehículos de emergencia y esa incómoda e irresponsable actitud, es recurrente. 

Por fortuna, en la semana que pasó, hizo presencia la Policía Nacional en su especialidad Tránsito y Transporte, logrando poner “orden en casa” e imponiendo comparendos a los descarados infractores, aspecto que aplaudo puesto que es esa la visibilidad que debe tener nuestra querida institución.  Los padres de familia a quienes va dirigida la presente columna, deben ser consientes que su comodidad no puede constituirse en el común denominador del malestar que justamente les asiste a las personas que tratando de llegar a sus hogares se encuentran con un típico caso de la inexistencia de cultura ciudadana y por eso la autoridad debe ser inflexible frente a los descarados ciudadanos.

Concluyo que la Secretaría de Tránsito y Transporte, por intermedio de su grupo operativo de la Policía Nacional, tiene punto a favor puesto que además de poner en su sitio a los desordenados conductores, generan una sensación de seguridad frente a los crecientes focos de delincuencia. En cambio, los conductores que transportan a los estudiantes del mencionado colegio deben sentir vergüenza ante su jarto comportamiento, motivo por el cual la cultura ciudadana tiene punto en contra. 

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas