¿Qué hace Norte de Santander?

Miércoles, 31 de Marzo de 2021
Debemos convencernos en el departamento que estamos ante una realidad incontrastable que no favorece a la industria del carbón.

Amables lectores: Para nadie es un secreto que, producida la crisis de comercio en el Departamento, y principalmente en Cúcuta, la minería del carbón ha sido la fuente generadora de empleos y de recursos por regalías para mantener los ingresos a la economía estatal del Departamento.

Lamentablemente, hoy vemos que el carbón por campaña de la comunidad internacional contra el cambio climático, está siendo desplazado como generador de energía de origen fósil por la contaminación ambiental que genera. El carbón es reemplazado por el uso de energías limpias no convencionales. Por tanto, el carbón está en una etapa de contracción en su demanda en ese mercado y, por esa razón, sus precios internacionales tienden al desplome. Lo anterior, nos lleva a afirmar que el futuro económico que le espera al Departamento si no actuamos ya será negro, pero sin carbón.

Se calcula que en Europa y Estados Unidos la demanda ha caído un 39% con tendencia a una caída mayor por el compromiso de estos países de alcanzar la neutralidad de sus emisiones para el año 2050. El mercado estadounidense que era el segundo destino de nuestro carbón, cambió la generación de energía eléctrica con carbón por gas natural. Este es abundante y barato al ser obtenido por fracking. Asia sería el último bastión que le queda a nuestro carbón, pero al transitar por el Canal de Panamá nuestro producto no es competitivo por los costos de transporte.

Debemos convencernos en el departamento que estamos ante una realidad incontrastable que no favorece a la industria del carbón. Para agravar la situación, China, según anunció su presidente Xi Jinping, reducirá sus emisiones y logrará neutralizarlas para el 2060 como parte de la revolución verde y dará en forma definitiva la espalda al carbón.

Con optimismo leo la noticia que con 4 áreas el país estrena la ronda minera, pero me lleno de angustia y tristeza al terminar la lectura con el complemento de que las zonas a ofertar por el Ministerio de Minas están en el sur de la Guajira y en el norte del Cesar para la exploración y explotación del cobre y minerales polimetálicos.

Las empresas que resulten seleccionadas tendrán el derecho a la exploración y extracción del cobre, oro y plata, una tarea nueva en esa región acostumbrada a la operación carbonífera y que permitirá la firma de contratos con la nación para tareas extractivas. ¿Por qué no hay zonas en Norte de Santander si geológicamente se ha demostrado que nuestro departamento es muy similar al Cesar y la Guajira? ¿Será que no tenemos representación a nivel nacional para presionar la inclusión en estos planes mineros a nuestro Departamento? Estas rondas mineras son un gana-gana para la región, la comunidad y los inversionistas. Según la Viceministra de Minas, Sandra Sandoval, otras zonas con potencial de yacimientos cupríferos son Tolima, Cauca, Nariño y Norte de Santander.

Ante el ocaso del carbón, las regiones como nuestro Departamento, que tanto dependen de él para el empleo y recursos deben tomar acciones urgentes con el apoyo del gobierno central para contrarrestar el efecto devastador de la caída de la industria del carbón. Necesitamos del apoyo de nuestros representantes y senadores para presionar ante el gobierno central la puesta en marcha lo más pronto posible de un programa de reconversión minera ante la revolución en la ruta del cobre para reubicar a quienes con seguridad quedarán cesantes por la crisis de mercado que viene sufriendo el carbón. Es indispensable que la clase política de nuestro Departamento inicie ya la agenda para un Norte de Santander en la era del pos-carbón y que se hable de ir más allá del carbón para estar dentro de la transición energética.