Escuchar este artículo

¿Qué pasará con el petróleo y el carbón?

Miércoles, 17 de Marzo de 2021
La demanda por petróleo crecerá por la euforia producida por las vacunas y la eficiencia esperada en su aplicación.

Amables Lectores: El petróleo, variedad BRENT llegó a 60 dólares por barril, precio no alcanzado desde diciembre de 2019. Nacen varios interrogantes ¿De qué depende que no se caiga nuevamente? Y ¿Qué efecto tendrá este aumento de precio en la economía del país?

Para dar claridad a estas inquietudes se consultó al Banco de Inversiones BTG Pactual, quienes a través de su experto financiero Daniel Guardiola, nos habla en primera instancia de la oferta de este commodity manejada por dos grandes grupos de países: países de la OPEP (Organización de los países exportadores de petróleo) y países no pertenecientes a la OPEP. En los primeros se observa una gran disciplina en el cumplimiento del acuerdo firmado a ser banqueros centrales del petróleo para maximizar vía precio con recortes de producción de petróleo. 

Ahora bien, no todos los países necesitan los mismos precios para balancear sus necesidades fiscales. Ejemplo de esto es Arabia Saudita que necesitaría un precio de 80 a 85 dólares por barril para cumplir este cometido mientras que Rusia lo cumpliría con 45 dólares. Arabia Saudita para compensar esta pérdida bajó su producción en una cantidad superior a la acordada. Rusia es miembro de un grupo dentro de la OPEP llamado OPEP plus. El problema que se le podría presentar a Rusia es que como quedarán sus relaciones con Arabia Saudita cuando Estados Unidos aumente su producción que hoy está en 12 millones de barriles por día en su gran mayoría no convencionales que son rentables a partir de 40 dólares por barril. Además de la disciplina en el cumplimiento de los acuerdos de producción, los países OPEP han tenido la ventaja que los no OPEP disminuyeron en años anteriores su inversión en CAPEX (geología, equipos, maquinaria y perforación). 

La demanda por petróleo crecerá por la euforia producida por las vacunas y la eficiencia esperada en su aplicación. La aparición de nuevas cepas del COVID podrá producir incertidumbre en las vacunas y si la demanda cae en 20 millones de barriles por día, su precio caería por debajo de 40 dólares por barril. No olvidemos que el valor de un bien es el costo marginal de producirlo equivalente en este caso a 40 dólares por barril. El incentivo fiscal del Presidente Joe Biden de 1,9 billones de dólares debilitará el dólar y, por lo tanto, es una buena noticia para el petróleo, porque mejorará además la economía a través de un mayor precio y consumo. Se apreciará el peso y Colombia mejorará sus cuentas externas. Ecopetrol tendrá mas ingresos y ventas con un efecto positivo para toda la economía.

El bolsillo de la Nación sufrirá un golpe importante por cuenta del carbón, segundo producto de exportación de país, después del petróleo. Según el periódico El Tiempo, la salida de la poderosa carbonera Prodeco, cuyo dueño es la firma Glencore que tiene la tercera parte del cerrejón, implica para el país dejar de recibir unos 86 millones de dólares anuales equivalente a 357 mil millones de pesos en regalías, que Prodeco venía pagando en promedio anualmente por la explotación de sus minas en el Cesar.

Adicional al caso Prodeco y que conlleva una mayor gravedad, Colombia debe mirar y definir como enfrentar las variaciones del mercado para poder aprovechar las reservas confirmadas que tiene el país de este mineral para 70 años que alcanzan 6.500 millones de toneladas con un precio aproximado de 350 mil millones de dólares. Europa ya no es el principal comprador porque ha ido descarbonizando sus procesos de generación de energía por la presión originada en el cambio climático y Asia se convirtió en el nuevo mercado de este producto lo que elevaría el costo del transporte. En el mundo el 33% de la producción de energía es con base en carbón. Si solo se hablara de reemplazar para el 2050 un 70% no sería una suma despreciable. 

Si pensamos en nuestro departamento el mayor empleador hoy es la industria dedicada a la exportación, comercialización y coquización del carbón. La chequera del departamento recibirá un duro impacto al ver disminuidos sus ingresos de regalías en una suma considerable. Nuestros actuales administradores públicos y sus asesores deben pensar como reemplazar estos recursos, con la asesoría de la ACM (Asociación Colombiana de Minería) y la ANM (Asociación Nacional de Minería) que manejan el tema. Se debe pensar para Norte de Santander la estrategia ya diseñada para la comercialización con Europa denominada Carbón Neutro que consiste en la generación de un valor agregado en la calidad del producto que compense un porcentaje en las emisiones que causaría su combustión.