Escuchar este artículo

Regulación del flujo vehicular

El regular estado de la carpeta asfáltica en las principales arterias y vías primarias, es una situación que obliga a los conductores a realizar el zigzag.

El flujo vehicular de la ciudad, es cada día más complicado debido al aumento incontrolado de automotores, el regular estado de la carpeta asfáltica, la inexistente cultura ciudadana y el insignificante apoyo de la parte operativa de tránsito en la ciudad.

El aumento incontrolado de automotores, está representado en el presunto ingreso de cientos de vehículos por las trochas o por los puentes que nos unen al país hermano, cuyos conductores burlaron el registro de los mismos y hoy transitan cómodamente sin que autoridad alguna se pronuncie, dejando el papel de bobos a los que inocentemente creyeron en el registro y hoy son blanco de las cámaras de fotodetección y del pago de impuestos.

El regular estado de la carpeta asfáltica en las principales arterias y vías primarias, es una situación que obliga a los conductores a realizar el zigzag para no caer en los inmensos cráteres, principalmente en las rutas de los vehículos que prestan servicio público, en particular buses y busetas, haciendo que el avance sea lento, así la luz de los descontrolados semáforos esté en luz verde.

La ciudadanía en general carece del uso de las buenas costumbres en materia de conducción. Cada quien se cree dueño de la vía, en particular un alto porcentaje de los amigos que componen la mancha amarilla y otros tantos que derivan su ingreso de la informalidad. Ellos son invisibles para la autoridad.

El último factor de muchos otros que pudieran salir, corresponde al insignificante apoyo de los uniformados adscritos a nuestra querida institución. Es muy lamentable que nunca estén presentes apoyando la regulación del flujo vehicular pese a que existe obligatoriedad de hacerlo según se desprende de la Resolución 0219 del 30 de junio de 2022, suscrita por el alcalde Yáñez, que en su Artículo 3 establece: “…Que, el municipio San José de Cúcuta, no cuenta con un cuerpo de personas con la idoneidad, capacidad y experiencia requerida para la realización de labores de control, vigilancia y seguridad vial…”

Lo anterior significa que las tareas de regulación del flujo vehicular por parte de los miembros de la Policía Nacional en su especialidad Tránsito y Transporte, no es opcional sino obligatoria, motivo por el cual, llamo la atención al Oficial de la institución responsable del grupo operativo de apoyo a la Secretaría de Tránsito, y la pregunta sería: ¿Y si no lo hace la Policía Nacional, quién lo debe hacer?

No es justo con la ciudad, que existiendo un convenio o contrato directo con la Policía Nacional por más de mil millones de pesos, exista total indiferencia de los uniformados que componen el grupo antes citado, en el entendido que la tarea que deben cumplir no es gratis. El ejercicio de regular el tránsito debe tener visibilidad en las vías críticas y en aquellos lugares en los cuales se ejecutan obras viales, en donde el Plan de Manejo de Tránsito se convierte en una fabulosa herramienta de descongestión vehicular, pero infortunadamente ningún funcionario a cargo de la movilidad se atreve a exigir su aplicabilidad.

Image
La opinión
La Opinión
Domingo, 21 de Agosto de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión