Escuchar este artículo

Rumbo político 

Martes, 26 de Octubre de 2021
En una famosa Coalición que se ha conformado últimamente hay personas ilustres desde el punto de vista personal, académico y social, pero, desde la óptica política, se salvan dos: uno para votar y el otro sólo para admirar.

Tanto el país político, y seguramente un porcentaje considerable del país nacional -atendiendo la célebre clasificación de Jorge Eliécer Gaitán-, seguimos con interés las columnas de prensa del exsenador Germán Vargas Lleras en un prestigioso diario nacional, las que inició poco después de su aspiración presidencial y subsiguiente derrota el 27 de mayo de 2018, en la primera vuelta electoral. En esas columnas se propuso analizar objetivamente diversos temas relacionados con la administración nacional en ejercicio tanto en lo interno como en lo externo. De verdad que son artículos de prensa bien escritos y muy documentados.       

Desde luego que él ha seguido en la misma tónica, pero, de un tiempo para acá, cuando la temperatura política empezó a calentarse, aparecieron las primeras objeciones a sus afirmaciones o cuestionamientos al gobierno central, principalmente, desde programas nacionales de noticias radiales. A Vargas Lleras no le ha temblado la pluma para irse lanza en ristre contra quienes supuestamente son sus cuotas de poder en el gabinete ministerial. Pero él permanece impertérrito ante la embestida que apenas empieza. 

¿Será Vargas Lleras candidato presidencial en 2022? No sé, no sé. De raro no tiene nada, no ha dado pista alguna, su partido Cambio Radical tiene personería jurídica vigente y alfiles valiosos, y él, con su larga trayectoria política, seguramente examinará con atención y considerará con prudencia su posible participación en la citada justa electoral, bien con portaestandarte propio o en coalición con formaciones políticas afines a sus convicciones ideológicas. 

Seguramente el exvicepresidente Germán Vargas Lleras espera que el panorama político se aclare un poco, pero lo cierto es que una personalidad como la de él es de las que se requiere en estos momentos de caos e incertidumbre que padece la Nación entera, donde al gobierno central le quieren desconocer sus funciones de director de la fuerza pública y que la Constitución, la misma que redactaron constituyentes de todas las tendencias políticas, consagra que las Fuerzas Militares tienen como finalidad primordial, entre otras, la defensa del orden constitucional, y que la Policía Nacional es un cuerpo armado para asegurar que los habitantes de Colombia convivan en paz. Aclaro, me expreso en los términos precisos de la Carta política que en 1991 redactaron, entre otros, Alianza Democrática M-19, Unión Patriótica (UP), Movimientos indígenas (ONIC y AICO).  

De manera que se necesita un candidato con opción real de triunfo que corrija el rumbo político, que los electores sepan quién es realmente. En una famosa Coalición que se ha conformado últimamente hay personas ilustres desde el punto de vista personal, académico y social, pero, desde la óptica política, se salvan dos: uno para votar y el otro sólo para admirar.   

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas