Escuchar este artículo

Salga a correr

Domingo, 17 de Enero de 2021
¡Éxitos, general Moreno!

Son muchos los temas que se pueden abordar desde la movilidad, entre ellos la rampante inseguridad ocasionada por varios actores, aunque en esta oportunidad me referiré a una delicada situación, que por el momento no tiene control alguno y está representada en los delitos que a diario se comenten utilizando motocicletas.

El “modus operandi” escogido por estos sujetos, se realiza en grupos de dos o tres, cada uno conduciendo una motocicleta, quienes recorren su objetivo varias veces antes de atacar.

Cuando detectan que son observados, reducen la marcha y preguntan estupideces para que el vigilante o la persona que observa algo anormal, baje la guardia y en ese instante, ya han escogido la persona, la vivienda o el local comercial en donde asaltar, para hurtar todo lo que esté a la vista.

También, requisan a sus víctimas en busca de dinero en efectivo y teléfonos celulares de cualquier gama, puesto que de seguro ya tienen los “reducidores” o personas que compran todo lo robado, sin importar que alguna de las víctimas ya no está en este mundo terrenal, toda vez que lo han asesinado.

También es sabido, que las pandillas utilizan personas que conducen vehículos de servicio público tipo taxi para facilitar la fuga, aclarando que esos hechos impactan negativamente, el buen nombre de la gran mayoría de las personas que conforman la mancha amarilla.

Al respecto, es preciso que los ciudadanos afinemos nuestro instinto de conservación, evitando utilizar los equipos móviles en sitios abiertos, puesto que esa situación es la preferida por los cacos, los cuales llegan en motocicleta y sin quitarse el casco, se quieren hacer pasar por clientes.

Esta situación es la más recurrente y por tal motivo, sugiero que cuando observe un motero que no se retira el casco y se dirige al lugar en donde usted y otras personas se encuentran, busque refugio o salga corriendo porque hay un 99% de posibilidad de que lo roben.

No es lógico que, con más de treinta grados centígrados de temperatura ambiente, una persona no quiera quitarse el casco, lugar de almacenamiento de muchas bacterias agresivas para salud y decidan entrar a comprar alguna comida rápida, con semejante estorbo y lo hacen precisamente para no ser identificados por las cámaras de seguridad.

Recordar, que los delincuentes siempre están acompañados, puesto que uno de ellos vigila o lleva el control sobre la frecuencia de la presencia o del patrullaje de la Policía Nacional y el o los otros, realizan el atraco y luego se van como si nada hubiese pasado, seguros que la presencia de la autoridad llega tarde o no llega.

La tarea que tiene el experimentado comandante de la MECUC, no es fácil pero tampoco imposible, en el entendido que su gestión deberá ser medida en resultados, puesto que las redes sociales, cada vez son más contundentes en la divulgación de hechos delictuosos y eso no es nuevo para nuestra querida institución. ¡Éxitos, general Moreno!