Escuchar este artículo

Secuestro maldito

Martes, 8 de Diciembre de 2015
La noticia de muchos de esos secuestros se pierde en las páginas de los periódicos que la reseñan,.

Con este nombre, arrancado a una película, quiero hacer algunos comentarios y empezar diciendo que sustraer a una persona de su entorno familiar y social es un acto reprochable desde todo punto de vista, nada lo justifica y es humillante por el estado de indefensión e impotencia tanto del secuestrado como de sus familiares, quienes solo cuentan con las autoridades.

La noticia de muchos de esos secuestros se pierde en las páginas de los periódicos que la reseñan, como es su deber, y luego otras informaciones la superan, lo cual queda confirmado con un titular del diario El Espectador del pasado 8 de septiembre: El secuestrado olvidado por la crisis con Venezuela, refiriéndose a José Ramón Cabrales.

En este año en Norte de Santander ha sido particularmente publicitado el caso del exalcalde de Salazar de las Palmas Jesús Emilio Ayala, secuestrado el 21 de febrero de 2015, y la familia fue incansable suplicando en todos los tonos y medios por su liberación.

Su último recurso fue una caminata hasta Bogotá y cuando se acercaban a Bucaramanga se dijo que sus restos fueron encontrados en zona rural de El Zulia, lo que debe confirmarse en Medicina Legal. Sin embargo, ahora sus deudos –si se confirma la noticia- decidieron seguir marchando a la capital de la República para sentar su voz de protesta. Admirable.

El pasado 3 de septiembre le correspondió el turno a José Ramón Cabrales Camacho, un joven abogado natural de Ocaña, recién casado y exaspirante a la alcaldía de Ocaña en la reciente justa electoral, que ha hecho una meritoria carrera política -tanto en el Departamento como en su ciudad- labrada con base en su proverbial talento y probidad.

Es impresionante el esfuerzo que sus amigos, familiares y paisanos han hecho y divulgado en redes sociales clamando por su liberación sin resultados positivos, y la angustia aumenta.

Lo que faltaba: recién sucedió el secuestro de José Ramón Cabrales Camacho leo en La Opinión que el hecho sucedió en la vía Ocaña-Convención; y de Convención -un municipio severamente castigado en los últimos siete lustros por la violencia de todo orden- es natural la señora Mariela García Velásquez, secuestrada el pasado 29 de octubre en el parque Centenario, del barrio Quinta Oriental, y cuyo caso se resolvió favorablemente el pasado sábado 5 de diciembre gracias a las autoridades.

Euforia en la familia. A sus hijos -mis primos- Johel Alberto, Juan Carlos, José Rafael, Antonio, Leddy e Ivonne; y a sus nietos, entre ellos la tenista cucuteña María Camila –“Mariaca”- les reitero mi aprecio y mi alegría por el feliz desenlace.

Presento disculpas a los familiares de los demás secuestrados que no menciono, pero carezco de información y los acompaño en la pena.