Escuchar este artículo

Siempre sale lo que no se espera

Viernes, 7 de Octubre de 2016
Este será un inolvidable año.

El doctor Juan Manuel Santos como presidente ha sido un excelente embajador, pues ha logrado posicionar el nombre de Colombia en la mente de  los líderes de los  principales países  y organizaciones del mundo. La admiración ha  venido  acompañada de compromisos de  considerable ayuda económica internacional  para el posconflicto. Pero mientras recibe el reconocimiento internacional y de muchos de sus compatriotas, otros lo califican como candil de la calle y oscuridad de la casa.

Como  ejemplo de persistencia en el logro de un objetivo  y demostración de  que los sueños se pueden cumplir, el presidente Santos  siguió en la  lucha por alcanzar la paz,  pese a las manifestaciones del  descontento ciudadano  del  pasado domingo con el triunfo del NO.  Y  como premio a tan noble  objetivo,  este viernes en la mañana fue informado desde Noruega que le había sido otorgado el  Premio Nobel de la Paz “Por sus decididos esfuerzos para llevar a su fin más de 50 años de guerra civil en Colombia, que ha costado la vida de por lo menos 220.000 colombianos y desplazado a cerca de 6 millones de personas”. 

Como una manera de compensar los daños que sus inventos, entre los que se encuentra la dinamita en 1867, hubieran podido causar a la humanidad en los campos de batalla,  Alfred Nobel,  quien registró  un record  de 350 patentes,  destino su fortuna para la creación del premio que lleva su nombre  y  que inició labores  en 1900. Según el testamento  “Este premio le será  entregado a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de  la  fraternidad entre las naciones……..y en  la colaboración y promoción de los procesos de paz”. El aporte  en aquel año fue de 33 millones de coronas suecas y parte de esta millonaria  suma  recibirá  el presidente  “Juampaz” el  próximo 10 de diciembre, fecha en la que se conmemora la muerte del  destacado industrial  sueco.

Este será un inolvidable año, pues además del Premio Nobel  y   de estar cada  vez más cerca de un  acuerdo que nos traiga la  anhelada paz,  los deportistas  han contribuido,  con sus extraordinarias actuaciones, a  dejar  muy en alto  el nombre de Colombia en el campo internacional.  Estas buenas noticias incidirán  positivamente en el  mejoramiento  del comportamiento económico, con una mayor inversión extranjera y con la llegada de los fondos  internacionales  previstos para el posconflicto.