Escuchar este artículo

Sobrepoblación: madre de todos los males

Jueves, 4 de Febrero de 2021
Colombia, infortunadamente, una nación en vía de desarrollo ha fallado en su política de estado de atención al control de la natalidad.

La explosión demográfica que ha llevado al planeta tierra a tener en la actualidad 8.000 millones de habitantes puede considerarse la génesis de todos los males. En su evolución la proliferación de seres humanos siempre ha coincidido con el acaecimiento de eventos catastróficos, llámese hambruna, inseguridad, violencia, inequidad, pobreza y pandemias. En este último, el número de habitantes constituye factor limitante para ejercer las medidas de bioseguridad y ejecución del plan de vacunación eficazmente.
 
Las ultimas noticias nos muestran la realidad, donde países como Israel, con solo 9 millones de habitantes y un posicionamiento económico de riqueza ha realizado hasta la fecha una vacunación del 48% y previsto el 80% para mayo de este año. Lo anterior para citar solo un ejemplo, otros países vanguardistas son: Emiratos árabes unidos, Reino Unido, Bahréin (país del medio oriente), Estados Unidos.

Colombia, infortunadamente, una nación en vía de desarrollo ha fallado en su política de estado de atención al control de la natalidad, lo que contribuye a incrementar ese dato estadístico que estimo las Naciones Unidas en el 2000 cuando planteó que el crecimiento humano es 75 millones de personas por año. En cuanto a la fertilidad mundial se prevé que disminuya solo a 2 niños por mujer.

Panorama muy distinto del nuestro donde las noticias diarias en los canales de comunicación   relatan historias en las que una mujer tiene 3-4 y hasta 5 niños y se escucha el clamor solicitando ayuda gubernamental o de corazones bondadosos de ciudadanos para poder atender tanto la educación de sus hijos como la alimentación. 

Es el rostro de la realidad: una superpoblación colombiana sin oportunidades, sin un futuro promisorio. Pero, ¿En que hemos fallado? ¿En liderar desde el estado un agresivo programa sexual, donde no solo prime el conocimiento de los métodos anticonceptivos, sino que concientice a todos sus ciudadanos en la necesidad de no procrear más de 2 hijos? ¿En educación de la sexualidad?

Me atrevo a decir que en lo segundo. Porque como educadora soy testigo del esfuerzo diario que cumplimos con los jóvenes en esa orientación desde las aulas, pero también somos conscientes y no es para tomarlo jocosamente “Las ganas le pueden al miedo” y en ese momento no tienen acceso a un medio de barrera como es el condón y las niñas no toman aún pastillas. Por eso se está volviendo común la presencia de jovencitas solicitando la pastilla “del día después”, sin ninguna prescripción médica.

¿Podría el estado dentro de sus políticas implementar una clausula en el manejo de la sexualidad?

¿Podría instaurarse que el control de la natalidad sea como máximo 2 hijos para cada mujer? Con la aclaración: no  estilo dictatorial Chino donde las implicaciones del sistema comunista que tenía por ley  solo  1 hijo, hoy día les está  cobrando factura y han flexibilizado la medida. La idea sería en forma voluntaria que tanto el hombre como la mujer accediera a un procedimiento médico para tal fin.