Escuchar este artículo

A sudar petróleo

Viernes, 1 de Octubre de 2021
El petróleo y los productos de industrias extractivas representan el 45 por ciento de las ventas al exterior.

El aumento de la demanda por la reactivación económica y por el temor al desabastecimiento ha contribuido al alza del precio internacional del petróleo, el cual llegó a los 80 dólares el barril el lunes de esta semana, alcanzando por primera vez el precio de octubre de 2018.

Esta situación beneficia a la economía colombiana, pues el petróleo es el producto de mayor peso en las exportaciones nacionales. El petróleo y los productos de industrias extractivas representan el 45 por ciento de las ventas al exterior. La producción promedio de crudo en C0lombia es de 750.000 barriles diarios.

Teniendo en cuenta que el presupuesto de este año se hizo con base en un precio de 63 dólares el barril del crudo, esto representa unos ingresos adicionales para la nación con buen impacto en la situación fiscal. Según el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, el precio internacional podría llegar a 90 dólares al final del año.

Sin embargo, en el transcurso de esta semana el precio del ´petróleo ha bajado hasta 78 dólares como consecuencia de la inesperada baja de los inventarios de Estados Unidos, el principal consumidor de petróleo en el mundo, y por la preocupación por la alteración de la economía china.

Hay gran expectativa sobre la reunión de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) con sus aliados la próxima semana.

Pero, tras los rigores de la pandemia, la economía colombiana pasa por un buen momento. Con base en los informes del DANE las exportaciones han crecido y la tasa de desempleo está en 12.3 por ciento, lo que representa una baja de 4.5 puntos porcentuales respecto al mismo mes de 2020.  Lástima que el Norte de Santander esté en el tercer lugar de los departamentos con mayor desempleo con un 21 por ciento, luego de Quindío (21.6%) y Tolima (21.7%)

Aunque el mundo camina hacia una transformación de economía no basada en combustibles fósiles, la OPEP considera que la demanda volverá en 2023 a los niveles de 2019 y seguirá creciendo hasta 2035.  

Indudablemente por muchos años seguiremos dependiendo, en gran parte, del precio del petróleo.