Escuchar este artículo

Todo por un vicho

Viernes, 3 de Julio de 2020
Hay teorías muy serias que afirman que cada vez que se aparece en la tierra cualquier virus peligroso o letal, es como una respuesta de la naturaleza a los hombres.

Desde hace algún tiempo, algo tan pequeño, desconocido y al parecer inofensivo, nos la viene montando, y de ¿qué manera?  Nos acorraló, nos atacó, y se ha llevado ya a varios paisanos, hombres inocentes a quienes picó sorpresivamente y al rato ya estaban muertos  o con lesiones graves, especialmente a nivel pulmonar. En medio de esas acciones agresivas, traicioneras y destructivas de ese tal coronavirus, pasó de ser el más despreciable vicho, a ser el más temible asesino que mata indiscriminadamente, incluso  a seres humanos indefensos. 
  
Hay teorías muy serias que afirman que cada vez que se aparece en la tierra cualquier virus peligroso o letal, es como una respuesta de la naturaleza a los hombres, o una especie de reprimenda por algunos de sus procederes dañinos o destructivos que van en contravía de lo que la naturaleza o el ser superior desea para que los humanos vivamos en armonía, ayudándonos unos a otros, ejerciendo los valores humanos entre todos los hombres,  respetando y protegiendo la naturaleza. Esto nos ayudaría a prepararnos efectivamente para responder al gran desafío de la humanidad, la crisis climática y a pensar en un gran pacto ecosocial y económico mundial, dejando la carreta politiquera y asumiendo las causas ambientales de la pandemia, paralelo a las sanitarias.    

El coronavirus genera diferentes estados de ánimo.  De hecho esta situación provoca un fuerte impacto psicológico mientras dura el confinamiento, y lo hará  después. Las repercusiones a nivel de cada persona  van a ser muy diferentes, dependiendo de la personalidad de cada quien y de las experiencias previas a nivel individual, que le permitan saber sortear distintas emociones como el miedo, la mesura, la envidia, el chisme etc. que pueden afectar de manera distinta a cada quien. La COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus. Actualmente ella es una pandemia que afecta a muchos países de todo el mundo. Los síntomas habituales de la COVID-19 son la fiebre, la  tos seca y el cansancio; en algunos pacientes son los dolores y molestias, la congestión nasal, dolor de cabeza, la conjuntivitis, dolor de garganta, diarrea, perdida del gusto, el olfato y las erupciones cutáneas, o cambios de color en los dedos de manos y pies. Síntomas que pueden ser suaves y comienzan gradualmente. Algunas de las personas infectadas solo presentan síntomas leves. La enfermedad se propaga a través de gotículas que salen de la nariz o boca de una persona afectada, al toser, estornudar o hablar. Cuando sea posible mantenga al menos un metro de distancia entre usted y los otros, y no toque las superficies con las manos.  Si enferma, incluso con síntomas muy leves como fiebre y dolores suaves, debe aislarse en su casa. Incluso si no cree haber estado expuesto a la COVID-19 para desarrollar estos síntomas, aíslese y controle su estado. Si no tiene síntomas pero ha estado cerca a una persona infectada, póngase en cuarentena durante 14 días.  Si ha tenido COVID-19 (confirmada mediante una prueba), aíslese durante 14 días incluso después de que los síntomas hayan desaparecido, como medida de precaución. Aún no se sabe exactamente cuánto tiempo las personas siguen siendo contagiosas, después de recuperarse. Siga los consejos de las autoridades nacionales sobre el aislamiento. GRACIAS.