Escuchar este artículo

Un Sena para el posconflicto

Jueves, 13 de Agosto de 2015
El fin del conflicto armado está cerca.

El fin del conflicto armado está cerca. Esa es la afirmación de todos los involucrados en el proceso de negociación y así se entiende que es el parecer de los países que acompañan este escenario.

Es un hecho, en el que hay que crear las condiciones para que ese proceso que se ve venir, sea lo menos traumático posible, pues se trata de incorporar a la sociedad cerda de 30.000 personas en donde la mayoría han estado en el monte sin haber aprendido otra cosa que a hacer la guerra, y a sostenerla con toda clase de maniobras, todas perversas, y la mayoría atroces y repudiables.

Esas personas requieren de un proceso especial, para que se puedan reincorporar a la vida civil con los menores traumatismos posibles, para que no se vaya a correr el riesgo de que sigan sus prácticas criminales, que es casi lo único que saben hacer, y de por sí, han hecho durante el recorrido de sus vidas.

Sería interesante que se pudiera diseñar un esquema de capacitación, concentrado en las diversas zonas de conflicto, es decir, en donde han habitado tradicionalmente estas personas, para que puedan asociarse a un proceso de aprendizaje en diversos oficios tales como panadería, zapatería, proceso de alimentos, agricultura, peluquería, sastrería, enfermería, electricidad, oficios en obras públicas, y un largo etcétera, de tal manera que les permita ocuparse en algo útil que constituya la puerta de entrada para resolver su situación económica hacia delante.

Si esas personas se sienten marginadas, sin posibilidades de hacer algo útil, van a terminar llenándose de amargura y tal vez añorando la vida azarosa que vivieron, cuando no, incursionando en procesos delictivos que van a complicar a los círculos sociales que van a habitar.

El Sena tiene la experiencia y cuenta con el personal capacitado, para que diseñe este plan especial que permita socializar a ese cúmulo de personas que supuestamente van a abandonar el conflicto armado.

Este tema debe ser fundamental en la mesa de la Habana, y en buena parte de él depende que el posconflicto sea una etapa rápida en donde se eviten muchos traumatismos.

La experiencia indica que en esta clase de situaciones, los marginados siguen delinquiendo, porque eso es lo único que saben hacer. Dependiendo de las formas de evitar esa situación, serán de las expectativas de éxito de esa delicada etapa que se ve venir.