Escuchar este artículo

Una medalla para don Tomás

En Cúcuta creó un instituto, Improsistemas del Norte, que ha sido baluarte educativo y ha  marcado un hito en la trayectoria de la formación de la juventud.

Pocos pechos tan merecedores de medallas como el del Dr. Tomás Wilches Bonilla, a quien la Cámara de Comercio de Cúcuta condecoró la semana pasada, por sus méritos como una persona emprendedora en el campo de la educación. Porque don Tomás, como le dicen algunos, o el Dr. Tomás como le dicen otros, o Tomasito como le decimos sus amigos, es una persona nacida, criada, formada y hecha para enseñar. Su radio de acción no es otro sino el de la empresa educativa.


Lea: El desprestigio del buen gobierno


Nació en un pueblo, Arboledas, región de gente sana, trabajadora, rezandera y amante de hacer el bien. Alguna vez escribí que Arboledas ha dado gente brillante que le da orgullo al pueblo y al departamento.  Escritores, músicos, educadores, políticos, historiadores, labriegos y hasta obispos han brotado de aquel municipio  emblemático del departamento y sus frutos se ven en la calidad que exhiben sus hijos donde quiera que van.

Pues bien. De esa estirpe, de esa arcilla, de esa clase viene Tomasito. En busca de mejores horizontes, el muchacho, tan pronto se alargó los pantalones, se fue a la capital de la república. En Bogotá, una ciudad difícil para el recién llegado del campo, Tomás pasó las verdes y  las maduras, pero no se amilanó. Trabaje y trabaje, busque aquí y busque allá, estudie por aquí y estudie por allá, descubrió un día su vocación se maestro y se puso a enseñar. Y le fue bien como maestro. Pero no se conformó con dictar clases, sino que quiso ayudar a la gente y después de varios años montó su primer colegio. No fue fácil. Porque, a pesar del trabajo y la verraquera que siempre don Tomás le pone a las cosas que emprende, nada le ha sido fácil.  Nada le ha llegado llovido del cielo. Todo ha sido producto de su constancia, su dedicación, su optimismo y su fe en Dios.

Un día, después de mucho meditarlo, decidió regresar a “su tierrita”, como él lo dice cariñosamente, y volvió a Norte de Santander. Se radicó en Cúcuta y desde entonces se dedicó por entero a la educación, a formar valores, a hacer que la juventud nortesantandereana tome conciencia de su papel protagonista en el desarrollo del departamento. Entonces descubrió que también él mismo debía mejorar sus conocimientos para poder brindar más. Y simultáneamente educaba y se educaba, formaba y se formaba, enseñaba y estudiaba. Se hizo abogado y ha seguido estudiando, asimilando las nuevas tendencias del modernismo en el campo educativo.

En Cúcuta creó un instituto, Improsistemas del Norte, que ha sido baluarte educativo y ha  marcado un hito en la trayectoria de la formación de la juventud de esta zona de frontera. Luego, en convenio con la Universidad Simón Bolívar de Barranquilla, organizó la sede en Cúcuta, que puso a funcionar y llevó a lo más alto en temas de calidad y eficiencia. Para orgullo de la universidad y del propio don Tomás, exalumnos suyos ocupan en este momento posiciones destacadas en diferentes campos tanto a nivel nacional como internacional. Sus alumnos de ayer, hoy lo recuerdan, le agradecen y le expresan su gratitud de diversas maneras.

Cuando llegó el momento de separarse de la Simón Bolívar, no se cruzó de brazos, sino que creó otro centro de estudios, la Universidad Autónoma del Norte, desde donde en la actualidad sigue abriendo caminos y ofreciendo oportunidades de superación para nuestra gente joven.

Es por eso por lo que digo que pocas personas  tan merecedoras de medallas y reconocimientos, como Tomás Wilches Bonilla, un educador comprometido con el futuro de la juventud nortesantandereana.

gusgomar@hotmail.com

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Martes, 22 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Temas del día