Escuchar este artículo

Vivencias del 11S

Sábado, 11 de Septiembre de 2021
¡Que la memoria de las casi 3.000 víctimas viva para siempre en la memoria colectiva de esta gran nación y que no volvamos a caer en el papel de policías del mundo!

Hace veinte años nuestra hija mayor había empezado su residencia médica en el Hospital del Monte Sinaí de NYC en Julio del 2001.  Las rotaciones semanales en las residencias médicas aquí en este país ocurren los martes porque empezarlas los lunes es contribuir al despelote normal después de los fines de semana.  Para el fin de semana del 7 al 10 de septiembre de ese año decidió venir a donde vivíamos en esa época en el Condado de Atlantic.  Se vino en tren hasta Bayhead, NJ el viernes 7 y yo fui a recogerla a la estación del tren y vinimos a la casa.  Después la llevé de vuelta el lunes 10 de septiembre en la tarde.  Fuimos a comer y me devolví a las 7:30 p.m. y contemplé el bello atardecer veraniego que cubría a “la ciudad que nunca duerme”. 

El martes 11 de septiembre me estaba afeitando a la 8:45 a.m. cuando nos llamó mi suegra desde Atenas, Grecia para que prendiéramos la TV porque un avión jet se había estrellado contra la Torre Norte del World Trade Center.  Era el vuelo 11 de American Airlines que iba del aeropuerto de Logan en Boston hasta el Aeropuerto Internacional de los Ángeles.y había sido secuestrado por cinco terroristas de la red de al-Quaeda comandada por el infame Osama Bin Laden. El avión llevaba 23.980 galones de gasolina de aviación al despegar del  Aeropuerto de Logan a las 7:45 a.m. lo que lo convirtió en una super bomba volante a gran escala de los aviones Kamikaze usados por los japoneses al final de la Segunda Guerra Mundial.  La Torre Norte se desplomó a los 102 minutos (10:28 a.m.) después del impacto inicial lo cual fué una gran sorpresa para los expertos pues se suponía que las torres soportarían eventos extenuantes pero nadie se imaginó el efecto del incendio causado por el fuego del combustible de los aviones en los miembros estructurales de ambas torres. Un segundo avión (del vuelo United Airlines 75) fue secuestrado y estrellado en la Torre Sur. Aun cuando la Torre Sur fue la segunda impactada fue la primera en desplomarse.  (9:59 a.m.). Hubo otros eventos trágicos  en el Pentágono y en un campo en las afueras de Shanksville, Pennsylvania pero por falta de espacio me concentré en los ataques a NYC.

Ese día perdí a un gran amigo, Carlton W. Bartels, quien trabajaba en la oficina de Cantor Fitzgerald en el piso 103 de la Torre Norte,  Carlton representaba a mi compañía. Atlantic City Electric Company, en el comercio de derechos de emisión del gas SO2 de nuestras plantas de generación de electricidad.  Nos reuníamos cada tres meses cuando había las subastas públicas y después comíamos en el famoso restaurante “Ventanas sobre el Mundo” (Windows on the World) en los pisos 106 y 107 de la Torre Norte y catábamos licores y vinos de primera calidad y fumábamos cigarros cubanos.  Al morir Carlton dejó a su viuda y dos hijas pequeñas.

Cuando una prima vino a visitarnos hace tres años quería ir a ver las piscinas que se construyeron en las bases de las dos torres gemelas pero se demoraban dos semanas para conseguir los tiquetes.de entrada.  Me acordé de que los familiares de las víctimas pueden pedir tiquetes para cualquier día y a cualquier hora.  Llamé a la viuda de Carlton y muy gentilmente nos los consiguió para el otro día. Mi prima quedó feliz porque de souvenir le quedó el papel con que se traza el nombre de la víctima alrededor del borde de las piscinas,

En este vigésimo aniversario de tan fatídico día cuando los estadounidenses perdimos la inocencia y se empezaron las guerras en Iraq y Afganistán, reflexionamos sobre el papel que este país va a tener en el futuro y sus retos tanto internos como externos.