Escuchar este artículo

Y de los que se van ¿qué?

Viernes, 5 de Agosto de 2022
Vientos de reconciliación para Colombia

Para fortuna de quienes estamos vivos todavía en este convulsionado país, existen circunstancias que le imprimen algo de emoción y esperanza a tantos compatriotas marginados y alejados de los intereses egoístas del poder de la oligarquía ya centenaria.

No son solamente los avatares de la guerra fratricida  que padecemos a diario; son también los vaivenes de padrinazgos y herencias acomodadas los que alimentan un orden ficticio y  que mantiene un transcurrir artificial respaldado por medios de comunicación y discursos almibarados con estadísticas acomodadas según las circunstancias.

Se oyen voces de perdón y olvido; no las que estamos acostumbrados a oír;  que no lo vuelvo a hacer. Que voy a restaurar y devolver lo que me he robado. En eso está el proceso cojo de la paz. Ni perdón ni olvido ni restauración ni no repetición.

Se oyen vientos de verdadera reconciliación. Por lo menos en la extensa frontera de este lado del país. La olvidada frontera con el vecino y “hermano” país ya es motivo de preocupación en el nuevo  próximo administrador. 

Ya se habla de “abrir” lo que nunca debió estar cerrado. Por cuenta de las pataletas de un abusivo administrador se decidió (él) cancelar toda comunicación con el hermano país. Lo que fue una comunicación social, económica, política y de bacanería, se convirtió en un pasadero de gentes y de mercancías manejado por mercenarios sin ley.

Que se esté “negociando” en esta nueva administración, quiere decir que hay intención (como no la hubo antes) de mejorar las condiciones de pobreza y desidia de una población que ha estado abandonada y olvidada por gobiernos centralistas.

Que el vecino gobernante se refiera al nuevo mandatario por su nombre, es muestra de “amiguis” y no como se refería al actual mandatario en forma despectiva como “porky”. 

Y qué de nuestros representantes elegidos para vigilar por los intereses de la región? Y qué del elegido de Uribe que fue ungido con el cetro del poder para perpetuar un mandato que resultó marchito y manchado con sangre de jóvenes  policías, con extensas zonas del país abandonadas y en manos de los violentos sin ley.

No es fácil vaticinar lo que sucederá pero se nota un cambio que será benéfico para la maltratada comunidad de  la frontera. Los que se van, bien idos. Nos quedarán debiendo y algún  día ojalá podamos cobrarles. El que puso Uribe se irá a disfrutar de su jugosa pensión de ex y se alejará de la mieles del poder que usufructuó a sus anchas. 

No le importó ver en dificultades a miles y miles de compatriotas luchando a diario durante su escuálido cuatrienio a lado y lado de una frontera que nunca se debió clausurar y que se convirtió en campo de batalla, corrupción y muerte

El intercambio humanitario de bienes y servicios en una línea caprichosa que divide dos países hermanos y que permite el buen vivir, debe ser obra de sensatos e inteligentes dirigentes y no motivo de vanos orgullos por cuenta de un imberbe inexperto que llegó al poder de carambola y empujado por un hábil manejador de marionetas. 

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda