¡Y todo por un murciélago!

Jueves, 11 de Marzo de 2021
Espero que este libro, compuesto en gran parte por una selección de artículos publicados en La Opinión, tenga una acogida favorable, porque está escrito para hacer sonreír.

Le mandé el libro al papa Francisco, y ¿saben lo que me escribió?, muéranse de la envidia:  Hermanos míos: He aprovechado este encerramiento de la pandemia para leer y gozar con el libro Y TODO POR UN MURCIÉLAGO. Es tan bueno, que parece escrito por un argentino. Os lo recomiendo como lectura de la Semana Santa. (Y a propósito: ¿Dónde queda Las Mercedes?”. Papa Francisco.

Pero para que Petro y su cuadrilla no dijeran que yo soy sectario, me di mis mañas y a través de una trocha le hice llegar mi libro a Maduro. Lo devoró en par patadas (o patados) y en seguida trinó:  Pandémicos y pandémicas: No le encontré ninguna gracia a ese Murcielagón. Lástima que el autor del libro sea paisano mío, cucuteño. Prohíbo la lectura de ese pasquín, que en alguna parte me echa pullos y pullas. Nicolás Maduro.

El presidente Iván Duque le dijo al pueblo colombiano: Este libro va a ser tan o más provechoso que las vacunas contra el Covid 19. Si Gustavo me hubiera dicho, le hubiéramos hecho también un lanzamiento con papayera y discursos y pabellones. En adelante, cada colombiano deberá llevar, además de tapabocas y frasquito de gel, un ejemplar de este provechoso libro.

Y nuestro gobernador Silvano no se quedó atrás.  Les dijo a los nortesantandereanos: No importa que  nos lleguen pocas vacunas, mientras tengamos este libro que nos infunde alegría y optimismo.

Fue más enfático el alcalde de Cúcuta: Zurrones: En lugar de estar pensando en la revocatoria de mi mandato, dedíquense a sacarle provecho a este libro sobre el Murciélago y la pandemia que nos azota. Tapabocas, distancia social y este libro son nuestros aliados.

Éstos y otros mensajes están publicados en la contracarátula del libro.  Otros, como el de mi amigo Álvaro Uribe, me abstuve de publicarlo en el libro para que no me lluevan rayos y centellas. Tampoco el de Trump, que me dice que como ahora es un desempleado no puede comprarme el libro. Yo le dije que aquí en Cúcuta hay varios desempleados que lo van a comprar. Guardó un silencio absoluto.

 Como pueden ver, el libro está causando sensación en todo el mundo.  Espero que este libro, compuesto en gran parte por una selección de artículos publicados en La Opinión, tenga una acogida favorable, porque está escrito para hacer sonreír, y ya ustedes saben el valor curativo de la risa. Hay que mandar el miedo pal carajo y gozar con estos apuntes.

Tal vez los feos no se me embejuquen pues el libro comienza diciendo: “Le echaron la culpa al murciélago, tal vez por lo feo. A los feos siempre les va mal. Que la pandemia y la mortandad en el mundo entero se debían a  un murciélago encebollado que comieron algunos chinos, a finales de 2019…”

Y más adelante dice la Introducción: “El lector queda en libertad de sonreír o soltar una carcajada, siempre y cuando en esta época no se desprenda de su tapabocas…   Tiene, pues, usted, en sus manos la mejor compañía: Un libro de artículos humorísticos, cuyo personaje principal en varios de ellos es el murciélago. Sonría, sánese y sane a otros obsequiándoles este libro. Yo también sonreiré, porque cada vez que vendo un libro, siento que me voy aliviando de mis dolencias”.

El libro finaliza con el recuerdo de algunos muertos. Unos que fallecieron víctimas de esta pandemia, y otros que ya se habían ido y no tuvieron que aguantarse, por fortuna, este encerramiento.

Una observación final: Siempre regalo algunos libros. En esta ocasión, los de regalar ya se agotaron.  

    gusgomar@hotmail.com