Escuchar este artículo

Adultos mayores, gemas escondidas de talento

Martes, 12 de Octubre de 2021
Ellos pertenecen a la Corporación Despertar por el arte y la cultura.

Los adultos mayores guardan más que un compendio de experiencias vividas, son gemas escondidas de arte, música y la palabra, quienes durante mucho tiempo han mantenido en secreto sus talentos por diferentes motivos.

La Corporación Despertar por el arte y la cultura, como grupo integrador, ha brindado la oportunidad a sus 60 participantes de cumplir sus sueños, gracias a gestiones que permitieron hacer realidad que estos adultos mayores publicaran sus escritos y grabaran sus canciones, y aquí le contamos algunas de esas historias.

Le puede interesar: Niñas al mando de los medios.

Los Variantes, ávidos carrangueros

Pedro Simón Mariño es un hombre de 57 años, director de la agrupación Los Variantes, un pequeño grupo de cuatro adultos mayores apasionados por la carranga que le cantan a la tradición y a Villa del Rosario.

Mariño nació en Málaga, Santander, pero su familia se radicó en Villa del Rosario desde que era un niño, municipio que, por su historia y legado, lo ha inspirado a escribir varias canciones, como ‘Monumento Nacional’, un himno compuesto durante un recorrido por el Museo Casa Natal del General Santander en el año 1975.

Tan pronto la musa llegó, tomó un lápiz y escribió lo que vino a su mente en una hoja de cuaderno, que también nutrió con La Bagatela y el paso de los vehículos hacia Venezuela.

Lea también: Jóvenes deportistas y adultos mayores artistas, lo destacado de la semana.

“Después de tantos años, poder tener la dicha de grabar mi canción, fue una bendición y satisfacción muy grande”, comentó Mariño.

En el día a día, trabaja en su taller de metalúrgica, pero su pasión es componer canciones, una virtud que describe como un don divino.

“De pequeño, mi abuela me echaba coplas improvisadas, yo le contestaba, un momento que nos daba risa, pero que, sin saberlo, fue forjando en mí un trovador”, dijo Mariño.

Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: https://bit.ly/3ljBtXC.

Miguel Antonio Castellanos es el cuatrista de Los Variantes, quien descubrió la música durante su trabajo en el campo, a escondidas de su padre. Con el tiempo, recibió el llamado a unirse a la Corporación y, a sus 79 años, su edad no le es limitante para gozar la vida.

Saúl Márquez es bajista, natural de San Joaquín, Santander, y a sus 66 años cuenta con orgullo que tuvo la dicha de tocar para el cantautor Rómulo Caicedo en varias giras. Aunque por falta de apoyo dejó atrás la música, encontró en Los Variantes la oportunidad de reactivar su talento.

Por último, Héctor Saúl Arias es uno de los integrantes más recientes, puntea para el grupo desde hace cuatro años y su gusto por este arte viene de un legado familiar. Junto con un primo, tocó en el programa ‘El Cantarín’, de Alonso Fernández, y Amanecer Campesino con Alberto Mora, entre las décadas de los 70 y 80.

Image
/ La Opinión.

La matrona, testigo en silencio

Emilia Petrona Coronado es nacida en Zaragoza, Antioquia, y se considera a sí misma como una matrona orgullosa de la sangre afro que corre por sus venas, debido a su ascendencia costeña.

A sus 78 años, no le es problema desplazarse desde el corregimiento Juan Frío cuando de tertulias literarias se trata, pues ha encontrado en ellas un escape de la realidad que le permite explorar sus pasiones.

Conozca: Soldado se salvó de morir al no abrirse su paracaídas.

Víctima de la violencia en la zona rural, la dura experiencia de haber perdido a tres de sus hijos no ha logrado borrar la sonrisa de su tez tostada. Coronado canta, escribe, compone y declama sobre diferentes temas, en su mayoría, exaltaciones por las maravillas de la naturaleza, hacia Dios y sobre las experiencias de su vida.

Aunque duras sus vivencias, no suele cantar desde el dolor ni el relato de la tragedia, sino que transformó esos escritos en poemas y canciones que recuerdan los momentos agradables con sus hijos, con mensajes de perdón y reconciliación.

“Me dicen que a la poesía le pongo melodía y a la lectura también. Lo que me viene a la cabeza siempre lo termino cantando”, comentó entre risas.

‘Luna bella’ es uno de sus videos musicales en el que exalta la belleza lunar, astro al que le tomó cariño desde joven, cuando la contemplaba en todo su esplendor desde la Sierra Nevada y en Agustín Codazzi (Cesar).

Le sugerimos: El Aeropuerto Camilo Daza llega a 50 años de vida.

Image
/ La Opinión.

El cantante de antaño

Germán Castellanos Laguado es un cucuteño de 54 años, nacido y criado en el barrio San Miguel, donde labora como zapatero, quien desde muy niño le tomó aprecio a la interpretación de canciones.

El extinto Jarrón de Baviera era su sitio de escape cuando tenía 12 años y a escondidas observaba desde unas rejas bajas, descalzo, donde se deleitaba con los artistas de talla nacional e internacional que se presentaban

“Me enamoré de la música de antaño, boleros y tangos. Me catalogo romántico y no quiero dejar morir la música de mis ancestros. Gracias a la Corporación he cumplido mi sueño de grabar canciones y escribir los temas que me inspiran”, relató.

Image
/ La Opinión.

La intérprete del desamor

Tilcia Martínez es una mujer de 53 años oriunda de Carcasí, Santander, quien llegó a Villa del Rosario en busca de mejores oportunidades laborales como empleada de servicio doméstico. Desde que tiene memoria, el canto ha sido parte fundamental de su vida y, en cada actividad que hacía en el campo, solía acompañarla con la interpretación de alguna canción campesina.

Fue a los 21 años cuando compuso su primera canción, producto de un desamor. Desde ahí, aprendió a enfocar sus sentimientos para escribir sobre distintos temas y experiencias de su día a día, llegando a tomarle práctica.

Una de sus producciones es ‘Así’, una composición vallenata en la que relata las vicisitudes vividas durante su matrimonio, cuando debió dejar a un lado su arte para criar a sus hijos, al no contar con el apoyo de su esposo.

Lea además: Ocupación hotelera sería de 55% a 60% en semana de receso.

En la actualidad, es madre jefa de hogar y labora como zapatera en el barrio El Páramo, de Villa del Rosario, aunque su más profundo sueño,es algún día poder vivir de lo que la apasiona: el canto.

“Transmitir lo que se siente es uno de los artes más bonitos, como el sentimiento de que, si fracasamos en algo, hay que seguir adelante con los dones que Dios nos dio”, expresó.

Otros integrantes de la Corporación son los artesanos Raquel Ardila, Marina Ortega y Juan Cobaría, expertos en trabajar la palma real; el compositor y escritor Armando Gómez; Blanca Cárdenas, escritora y poetisa; y el gestor cultural Ramiro Rincón.

En La Opinión trabajamos para llevarte la mejor información local y regional sumado al análisis de los hechos fronterizos para mantenerte bien informado. Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
/ La Opinión.
Image
Ronaldo Medina
Ronaldo Medina

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas