Ante los incendios estamos en desventaja en nuestra propia casa

Domingo, 17 de Enero de 2021
Las autoridades advierten que el hecho de que se invierta más en la seguridad contra la delincuencia deja en desventaja la vida ante emergencias por deflagraciones o sismos.

El incendio que se produjo en la madrugada del pasado sábado 9 de enero en tres viviendas del barrio La Castellana, desnudó las fallas que existen en la ciudad en materia de prevención de estas emergencias.

Pero también dejó al descubierto la omisión de reglas básicas en los hogares para contener y hacer frente a un siniestro como el que arrebató la vida a ocho personas en el citado barrio.

Los expertos consultados por La Opinión para conocer qué tan preparados están los cucuteños para actuar en caso de un incendio en casa coincidieron en que estamos en ‘pañales’ en esta materia.

Cosas tan elementales como no tener un extintor o una alarma antifuego en las casas juega en contra de los residentes a la hora de que se desate fuego en el interior.

En un sondeo telefónico al azar que hizo La Opinión con 20 familias a las que se les llamó para preguntarles si contaban con extintor o alarmas antifuego en sus viviendas, la respuesta que dieron todas fue que “no”.

Esta situación, a juicio de la comandante del Cuerpo de Bomberos de Cúcuta, Yolibeth Mejías, dice mucho de lo preparados que estamos para hacer frente a emergencias con presencia de fuego.

Si nos preguntamos a qué nos vamos a enfrentar si se llagara a presentar un incendio como el que consumió en cuestión de minutos las casas de las familias Rangel, Becerra y Amaya, de pronto prestáramos más atención a la necesidad de blindar nuestras vidas para emergencias como la de La Castellana, indicó el sargento y experto en el control de incendios David Monsalve.

Otro experto en la materia, el subintendente del Cuerpo de Bomberos de Cúcuta, Juan Carlos Ardila, señaló que hay una omisión grande en Cúcuta en materia de protección y prevención contraincendio, no solo de parte de quienes construyen las casas, sino de quienes viven en ellas.

“La gente, en su afán de protegerse de la inseguridad y de la delincuencia, convierte sus casas en verdaderas trincheras y se olvida ponerse a salvo ante un incendio o un sismo”, dijo el socorrista.

“La gente instala rejas de hierro en las fachadas, en los patios y por todas partes de la casa, lo cual a la hora de un incendio se convierte más bien es en una trampa para quienes viven en las casas”, dijo Ardila.

En esto coincide el constructor Diego Rivera, al señalar que la percepción de inseguridad en los barrios de Cúcuta es bastante alta y esto ha llevado a los ciudadanos “prácticamente a vivir dentro de  jaulas”.

Dice que la enseñanza que dejó la reciente tragedia de La Castellana es que en todo proyecto, así sea unifamiliar o multifamiliar, la Curaduría debe exigir una salida de emergencia en las casas, la cual pueda ser empleada por los residentes para su evacuación en caso de un incendio.

Pero además de esto, las familias deben tener muy claro, en especial los niños, la ruta de evacuación que deben seguir para ponerse a salvo, dijo Rivera.

Hasta hace poco, el Cuerpo de Bomberos de Cúcuta era el encargado de avalar el cumplimiento de la norma contraincendio en todos los proyectos de construcción que se  fueran a llevar a cabo en la ciudad. Esta facultad, contemplada en la resolución 0661 de 2014, le permitía a la institución actuar antes de iniciarse la construcción, sin embargo, el ministerio de Vivienda la modificó y esa misión se cumple ahora después de terminadas las construcciones, lo que no nos permite hacer una verificación a tiempo del cumplimiento de la norma contraincendio, dijo la comandante de Bomberos, Yolibeth Mejías.

La expedición de licencias de construcción en predios privados es responsabilidad de los curadores urbanos, quienes deben verificar el cumplimiento de las normas técnicas de seguridad humana, previo a la expedición de las licencias de construcción que la ley les asigna.

El curador urbano #2, Carlos Martínez, es consciente de que se debe dar un giro cuanto antes en la exigencia de la norma contraincendio en construcciones unifamiliares, dado que hoy en día solo se exige para multifamiliares.

Las normas en Colombia  -dijo- lamentablemente se construyen llenando los vacíos y las necesidades que con sangre se van presentando hasta el momento. Somos una cultura basada en la ausencia de prevención en todas las acciones de nuestra cotidianidad.

“¿Quién pudiera creer que sería necesario una salida de emergencia para una casa de dos pisos, completamente enrrejada? Solo alguien que se libró de una situación similar (a la vivida en La Castellana), o alguien que sea sumamente precavido”, reflexionó el Curador #2.

¿Extintores?, ¿salidas de emergencia hacia los predios vecinos o hacia la vía?, ¿redes contraincendios para toda edificación?, ¿hidrantes en cada cuadra? Desgraciadamente necesitamos situaciones amargas y dolorosas como la pasada para replantear las normas y las acciones a tomar. El asunto nos plantea muchas alternativas que como respuestas se pueden tomar de manera inmediata por ahora para vivienda unifamiliar, pero que se quedan en su mayoría a veces en solo recomendaciones.

El experto en el control y prevención de incendios, el sargento David Moansalve, advierte que hace falta mucha capacitación y entrenamiento para actuar desde las casas cuando ocurren incendios. “Nos hace falta mucho, por ejemplo, la gente no tiene la cultura siquiera de tener un extintor en casa”. (Ver infografía).

Monsalve advierte que las autoridades locales deben preocuparse en capacitar a la población para actuar en emergencias de incendios y de sismos.

Reglas de oro en un incendio

Hay malos comportamientos: Planeación

Para el departamento municipal de Planeación el desorden urbanístico que históricamente ha imperado en la ciudad debe llamar a la reflexión sobre el comportamiento que se debe tomar en la ciudad después de lo ocurrido en La Castellana.

En el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) se contempla normas adicionales -a la normas urbanísticas- para el desarrollo de proyectos de construcción donde señalan aspectos que debe tener toda edificación como iluminación, ventilación natural a través de fachadas, patios o vacíos, normas de seguridad colectiva, entre otros aspectos.

Se refiere la entidad a los encerramientos de jardines y antejardines que propietarios de muchos predios de la ciudad practican con la intención de protegerse de la delincuencia, omitiendo reglas que le protegen la vida en caso de un incendio.

Los proyectos de construcción urbanística deben cumplir con esas disposiciones (normas de seguridad colectiva) y corresponde a los curadores urbanos revisar el cumplimiento de esta normativa previo a la expedición de licencias de construcción, advierte Planeación.

Tipos de extintores

Image
La opinión
La Opinión