Escuchar este artículo

Comunidad exige que se reabra el cementerio

Jueves, 14 de Octubre de 2021
Personería indicó ayer que dio traslado a la Procuraduría de las quejas presentadas.

Para Linciedo Ortiz es doloroso haber viajado cuatro horas desde Ábrego a Cúcuta para venir a visitar la tumba de su mamá, que fue sepultada hace varios años en el Cementerio Central, y encontrarse, ayer en la mañana, con las puertas cerradas del camposanto, pues desde marzo de 2020, por la pandemia, las directivas tomaron esa decisión.

Lea aquí: ¿Cómo avanza la obra del parque Gran Colombiano?

“Estoy desde anteayer (lunes) acá con ganas de visitar a mi mamá. Pero la tristeza que me da es que vengo y no tengo el espacio. Solo pido que por favor me dejen ingresar” sostuvo Linciedo.

Este hombre se unió al grupo de personas que, ayer, protestaron frente a la puerta principal del cementerio, para exigirle a Vicente Leal, administrador de este lugar, la reapertura.

Las personas mostraban fotos en las que se veía un pasillo lleno de bolsas negras, donde estarían restos humanos, exigiéndole al funcionario la apertura del cementerio, para así confirmar que los restos de sus familiares no hayan sido exhumados, de manera arbitraria, y enviados al área de las ánimas sin dolientes. 

Lea también: Cúcuta, en compromiso firme con las niñas y adolescentes

Lilian Rosa Novoa también llegó hasta el camposanto con las mismas fotos que circularon por redes sociales, para exigirle al administrador del lugar una respuesta sobre los restos de sus familiares, porque en varias ocasiones a pedido que le permitan ingresar a visitar la tumba de su mamá, para corroborar que no haya sido exhumada, pero le dicen que no puede entrar.

“No me han dejado entrar. Uno con toda esta polémica no sabe si los restos de mi mamá los habrán sacado. No es justo que venga una persona así y no nos deje entrar. Es el único cementerio cerrado” comentó la mujer.

La versión oficial

Ante las acusaciones en su contra, Leal aseguró que, según la ley 5194 de 2010, en su artículo 20, las exhumaciones se deben hacer a los cuatro años de que el cadáver fue enterrado, en bóveda o en tierra; por lo que comentó que ninguna tumba ha sido abierta a espaldas de los familiares del difunto.

Lea además: Mejoran instalaciones de centros de atención infantil de Cúcuta y Villa del Rosario

“Me ha tocado sacar los restos de los no identificados. Mi tarea fue sacar de las casa osario cada bolsa con osamenta para sistematizar todo eso en bases de datos. La labor fue sacar muerto por muerto y registrarlo en el sistema; para que, en caso de que alguien llegara a reclamar, se pudiera saber en dónde encontrarlo” aseguró el funcionario.

Adicional, el funcionario señaló que los 300 restos, del panteón que se derrumbó en abril pasado, fueron identificados y enviados a la casa osario San José, ubicada en la zona oriental del Cementerio Central, donde esperan su próximo destino.

 

 

Image
familiares exigen la intervención de los órganos de control./Foto Jorge Gutiérrez

 

No había orden

Entre las inconformes personas se encontraban quienes aseguraban tener bóvedas a su nombre en el Cementerio Central, pero al preguntarle a Vicente Leal sobre su propiedad, descubrieron que no aparecen en el archivo.

Lea también: Alerta por grietas y filtraciones en CDI de Torcoroma

María Cristina Sarmiento es una de las personas afectadas por esta aparente estafa. Ella  explicó que lleva años pagando impuestos por un lote en el cementerio. 

“Cómo que no hay registro, si a uno le dan un papel, se supone que es para que pague el impuesto. Yo pago cada vez que puedo. Tengo un restero y el administrador me dice que no hay registro. Mi propiedad dentro del cementerio es la número 2016” explicó la mujer.

Ante esta denuncia, el administrador del camposanto comentó que hay personas que únicamente tienen pagarés como prueba de que alguna bóveda es suya, documento que no demuestra que el lote es de su propiedad. 

El funcionario fue enfático en denunciar que, anteriormente, se vendían propiedades a espaldas de los dueños legítimos.

Lea además: El Camilo Daza festejó su cincuentenario

“Yo llegué el 13 noviembre 2019. Este cementerio lo manejaban con una máquina de escribir. Acá tenían la costumbre de vender las propiedades con papelitos. Muchas veces a espaldas de los dueños. Una mafia que había aquí. En cambio, si acá vienen a utilizar una bóveda, exijo la propiedad del lote”, afirmó el funcionario del cementerio.

La alcaldía anunció que prepara un proyecto para en conjunto con el Concejo poner punto final a los problemas del cementerio. La propuesta es modernizar el camposanto y proyectarlo como un destino de turismo santo.

El personero Yesid Blanco sostuvo que las denuncias de la comunidad, sobre el Cementerio Central han sido interpuestas ante la Procuraduría Provincial. 

“Se le han pasado oficios al Alcalde (Jairo Yáñez) y al despacho de la Secretaría de Gobierno, desde que esta personería tomó posesión, en diciembre de 2020. Hemos denunciado las irregularidades que se dan en el Cementerio Central” explicó el representante de este despacho.

Sin embargo, La Opinión conoció que, por el Acuerdo 014, de 1965, la competencia del Cementerio Central recae en una junta integrada por la Personería (con un miembro) y por el Concejo (con tres miembros), lo que quiere decir que les corresponde a estas dos entidades brindarle a la comunidad las soluciones que se requieren.

En La Opinión trabajamos para llevarte la mejor información local y regional sumado al análisis de los hechos fronterizos para mantenerte bien informado. Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas