Cúcuta: lío por vendedores en parques de Ceci y Claret

Sábado, 20 de Febrero de 2021
Los líderes comunales no se oponen a que los trabajadores informales desarrollen sus actividades, solo piden que lo hagan de manera ordenada.

En los parques principales de los barrios  Niña Ceci y Claret es usual encontrar vendedores informales que en medio de la crítica situación económica buscan ganarse la vida  vendiendo dulces, minutos, mangos y comidas rápidas, entre varias opciones .

Sin embargo, los estacionarios aseguran que desde hace algunas semanas los líderes comunales de dichos sectores han impedido que desarrollen sus actividades de comercio.

Todos tenemos derecho al trabajo, pero los del comité de vendedores informales de Niña Ceci dicen que nosotros no estamos carnetizados y que no pertenecemos al grupo. Entonces, que no podemos vender en el parque”, dijo una de las personas afectadas.

Los informales manifestaron que, en una ocasión, los líderes de sus barrios han enviado a la Policía para que los desalojen del parque, porque, “dicen que invadimos el espacio público, pero eso es espacio de todos. No estamos haciendo ningún mal, sino que tratamos de ganarnos la vida honradamente porque tenemos familias que mantener”, mencionó otro de los comerciantes.

Los denunciantes señalan que se inscribieron el año pasado en el censo de vendedores ambulantes que hizo la Alcaldía de Cúcuta, pero hasta el momento no han obtenido respuesta sobre su solicitud, por lo que se encuentran a la espera de que la administración municipal les solucione la situación.

“No tienen sentido de pertenencia”

Thais García, presidenta de la Junta de Acción Comunal (JAC) del barrio Niña Ceci insistió en que en ningún momento se les prohibió trabajar, pues ella no tiene autoridad de hacerlo. 

Aseguró que les solicitaron que desarrollen sus actividades fuera del parque y no dentro de él, porque estarían invadiendo el espacio de recreación de los niños. 

“El parque no es para vender, eso está muy claro. Cuando nos entregaron el lugar, la asociación de vendedores que está legalmente constituida quedó a cargo de mantener en buen estado el parque, pero han llegado personas a vender chuzos y eso es el humo por todos lados. Han llegado con churros y pailas de aceite o vendedores de comidas rápidas con bombonas de gas, eso representa un peligro para los niños que se la pasan allí”, dijo García. 

Thais indicó que han sido supervisados por la Secretaría de Gobierno y hasta el momento no se ha registrado ningún inconveniente, destacando que la asociación de vendedores del barrio está legalmente constituida ,desde hace más de 10 años, y los comerciantes han cumplido con los protocolos de bioseguridad. 

Sixto Rangel, presidente de la JAC del barrio Claret, mencionó que los vendedores informales que rondan el lugar no tienen sentido de pertenencia, pues, según él, no limpian las zonas en las que se ubican para trabajar y muchos no son del sector. 

“Por culpa de ellos fue que se dañó el parque anteriormente. Invaden los espacios peatonales y como no hay por donde pasar, la gente entonces agarra vía por las zonas verdes y dañan todo, pero eso no lo reconocen ellos”, añadió Rangel.

El pasado 14 de febrero la Alcaldía de Cúcuta finalizó el proceso de preinscripción de la caracterización de los vendedores informales. 

La Opinión intentó comunicarse con la Secretaría de Gobierno para obtener más información sobre el tema, pero al cierre de la edición no hubo respuesta.

Image
La opinión
La Opinión