Escuchar este artículo

Después de 30 años de espera, Buena Esperanza tendrá agua potable

Viernes, 20 de Agosto de 2021
El nuevo sistema de almacenamiento de agua tendrá dos tanques, uno bajo y otro elevado a 28 metros, lo cual permitirá que el agua llegue con la suficiente fuerza a las zonas más alejadas.

La comunidad del corregimiento de Buena Esperanza empieza a ver una luz al final del túnel para satisfacer la necesidad más sentida desde que se estableció esa zona rural a escasos 45 minutos del casco urbano de Cúcuta: contar con agua de manera permanente y continua.

La noticia la dio a conocer el alcalde Jairo Yáñez, al señalar que es un compromiso de su gobierno dotar del vital líquido a las más de 1.600 personas que habitan en esa zona rural.

El gobernante municipal dijo que  la alcaldía, a través de la Secretaría de Infraestructura Municipal, en convenio con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Cúcuta, EIS SA E.S.P. inició la construcción del tanque de almacenamiento y obras complementarias para el sistema de acueducto del centro poblado Buena Esperanza.

“Con esta obra cubrimos una necesidad importante. Los habitantes del corregimiento Buena Esperanza se estaban quedando sin agua, pero dentro de poco tendrán el suficiente líquido en sus hogares”, manifestó Ángel Andrey Bohórquez, subsecretario de Medio Ambiente.

El nuevo sistema de almacenamiento de agua tendrá dos tanques, uno bajo y otro elevado a 28 metros, lo cual permitirá que el agua llegue con la suficiente fuerza a las zonas más alejadas. La capacidad de los tanques será de 253 metros cúbicos, superando el doble de capacidad existente. 

Lea también: Trigueros, un oficio que sigue vigente en el parque Santander

Está obra cubrirá la demanda de agua potable de 1.632 personas con una proyección de abastecimiento de hasta 25 años. 

El valor total de la obra es de $1.309.920.729, y será entregada en diciembre del 2021. 

“Le agradecemos al alcalde Jairo Yáñez por la obra del nuevo tanque para el acueducto ‘Amor a mi Pueblo’. Es un proyecto de mucho impacto porque está visualizado a futuro con el crecimiento poblacional equivalente a 25 años, de esta manera todas las veredas aledañas al centro poblado Buena Esperanza como Villa Prado, Londres y Villa Mora podrán tener agua potable garantizada”, expresó Isaac Roa, presidente de la Junta de Acción Comunal del corregimiento.  

La historia del acueducto, que se inició en la pasada administración sin éxito, parece que ahora sí será una realidad, dijo el líder.

En la anterior administración se construyó una planta de tratamiento y se tendieron redes domiciliarias, pero el agua nunca llegó a los hogares de Buena Esperanza.

Ni la planta de tratamiento ni las redes que construyó la anterior alcaldía han funcionado un solo día y por ello la única agua con la que se cuenta en esta zona rural se extrae directamente de un canal de riego que tiene la Asociación de arroceros de usuarios del distrito del río Zulia (Asozulia), la cual no es apta para el consumo humano.

Las protestas por esta situación se produjeron hasta el cierre de la administración de César Rojas, “porque no se justificaba que después de haberse invertido casi mil millones de pesos en ninguna casa de Buena Esperanza llegó agua”, denunció Alberto García, habitante de ese caserío contiguo al corregimiento de Agua Clara.

Este vecino dijo que otra necesidad del corregimiento es el alcantarillado de aguas negras, el cual también aspiran a conseguir con la administración de Jairo Yáñez.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion.

Image
La opinión
La Opinión