Escuchar este artículo

El barrio Scalabrini descentralizará a la Alcaldía con un nuevo centro comunal

Lunes, 6 de Septiembre de 2021
La Junta de Acción Comunal ha encontrado financiación internacional para la adecuación de infraestructura local, un proceso de gestión que duró 5 años.

En la periferia de la ciudad, con viviendas hechas en tablas y cemento, y calles agrietadas pese al pavimento comunitario, el barrio Scalabrini ha logrado fomentar la organización entre vecinos y ser pioneros en gestionar recursos para crear un salón comunal digno sin intervención del estado.

Su lucha contra la estigmatización ha sido ardua y sin tregua. Nació en el año 2000 con la llegada de 120 familias desplazadas por la violencia del Catatumbo y el Sur del Cesar.

Acogidos por misioneros Scalabrinianos, su proceso de organización dio inicio creando cuotas de trabajo para problemas propios como la construcción de escuelas, centros deportivos o espacios comunitarios.

Le puede interesar: La leche, el negocio familiar de los Jácome

“Los misioneros desde el principio alentaron la participación comunitaria, de hecho, hacíamos filtros de manera grupal para decidir qué familia necesitaba más el lote que fueran a entregar, se analizaba quién tenía las mayores necesidades y gracias a eso, nuestra comunidad se fortaleció con el tiempo”, expresó Isaac García presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC).

Image
La comunidad ha logrado concretar la construcción de un espacio comunitario con herramientas tecnológicas.

La comunidad ha logrado concretar la construcción de un espacio comunitario con herramientas tecnológicas. / Foto Jorge Gutiérrez.

Un Centro Comunal de alta tecnología

Luego de cinco años de procesar solicitudes y requisitos con organizaciones y fundaciones internacionales como la embajada de Corea del Sur, el barrio ha logrado concretar la construcción de un espacio comunitario con herramientas tecnológicas y descentralización de la estructura del municipio, pues contará con oficinas del SENA y el Sisbén.

Una de las condiciones para la ejecución del proyecto, pactadas por la misma comunidad, fue que el ciento por ciento de la mano de obra contratada viviera en el barrio, lo que hasta ahora ha sido cumplido por la constructora encargada.

“Es importante que sea la misma comunidad quien la edifique, primero porque existen muchas personas que saben de construcción en el lugar, segundo para aportar a varias familias que la están pasando mal económicamente y tercero porque sirven de veedores, como el lugar es para ellos mismos, si algún ingeniero o la constructora se le da por cambiar los planos para ahorrar material, ellos me contarán primero a mí, porque son dolientes directos”, manifestó el presidente.

La primera fase del proyecto es la creación de un salón multifuncional dotado con videobeam y computadores que albergue más de 200 personas, unas oficinas específicas para la Junta de Acción Comunal (JAC), una cocina, una bodega y baños divididos por géneros con implementación de última tecnología.

La Alcaldía al ver la consolidación del proyecto por parte de la comunidad de Scalabrini, se quiso unir a la propuesta con el proyecto ‘Corazón de Barrio’ y confirmó su inversión a finales de este año.

Cabe resaltar que les interesó la alianza con el barrio cuando ya tenían los estudios de suelo respectivos y el proyecto en marcha, afirmó el presidente.

En la segunda fase, se planean construir salas virtuales para formación de la comunidad, espacio para el SENA, un espacio para el Sisbén y una plazoleta con zona de cafeterías para que los mismos vecinos traigan sus emprendimientos y fomenten el consumo entre sí.

Le puede interesar: Los totumos, un pasatiempo de la familia Serrano

“Las zonas periféricas han sido muy encasilladas, nosotros tenemos mucha capacidad de urbanismo, emprendimiento y desarrollo, durante 20 años se nos han negado derechos fundamentales como acceso a un alcantarillado, asunto que todavía está pendiente con Aguas Kpital, pese a estar consolidados como un barrio legal desde el 2017, sin embargo, seguiremos gestionando nuestros propios espacios, porque sabemos que, si nos quedamos esperando, el estado no va a llegar nunca”, dijo García.

Image
El salón del adulto mayor llevaba diez años abandonado.

El salón del adulto mayor llevaba diez años abandonado.

Salón del Adulto Mayor

Hoy en día cuenta con una población de 700 habitantes, una escuela, sitios de recreación y expresión cultural por medio del muralismo. A causa de las construcciones del centro comunitario, los vecinos buscaron adecuar un espacio abandonado para sus reuniones.

El salón del adulto mayor, como se conoce de forma popular en el barrio, fue un terreno donado a la iglesia en acuerdo con la comunidad para adecuar el espacio.

“En la actualidad lleva muchos años en abandono y no cuenta con luz ni agua, pero nos hemos propuesto a mejorarlo con ollas comunitarias y donaciones de material junto a dinero en la vecindad”, explicó García.

El balance de su primera actividad ha sido satisfactorio, lograron pintar y limpiar el lugar, sin embargo, continúan en la búsqueda de instalar los servicios públicos para, al menos, no angustiarse al caer el sol por quedar en total oscuridad.

“Le apostamos a buscar la forma de auto mandatarnos, y no es que neguemos a la alcaldía, porque la necesitamos, pero la ciudad se les ha quedado pequeña. Como sea vamos a organizarnos para garantizar una vida digna con acceso a los derechos básicos de todos nuestros habitantes”, concluyó García.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Miguel Landazabal
Miguel Landazábal

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda