Escuchar este artículo

Gabriel, el 'correcaminos' de El Zulia

Martes, 24 de Agosto de 2021
Este vehículo de 3 ruedas, originario de China, es poco usado en el país.

Un buen desayuno, un abrazo de su esposa y una sonrisa de sus hijos es el ‘combustible’ que necesita todos los días Gabriel Ángel Ramírez para salir a trabajar en su amado motocarro, el medio de transporte predilecto por los habitantes de El Zulia y zonas aledañas como Cornejo y San Cayetano.

Le puede interesar: Arcilleros de El Zulia dejan en alto a Norte de Santander

Este hombre, nacido en el estado Aragua, de Venezuela, siempre supo que su vocación era conducir y llevar personas, aún más cuando eso le generaba un beneficio económico.

Luego de varios años de vivir en su ciudad natal, conoció el amor de una mujer colombiana, con la ‘verraquera’ que caracteriza a las nortesantandereanas, quién logró que poco a poco él se acercara a la zona fronteriza.

“Yo tengo 26 años de casado, acordamos con mi esposa que estaríamos en un lugar central para que ella visitara a su familia y yo a la mía, por eso decidimos mudarnos a San Cristóbal (estado Táchira)”, comentó Ramírez.

Se estableció en esa ciudad por varios años, allí compró un taxi y trabajó en ese oficio por el tiempo que estuvo allá, pero nunca imaginó que su suerte cambiaría.

Lea también: 9 historias de comunidad que le recomendamos leer

“La situación política se complicó, la crisis económica era palpable y ya tenía dos hijas, así que tomamos la decisión de agarrar las maletas y venirnos a la casa de la familia de mi esposa”, comentó.

En 2017, llegó a la capital de Norte de Santander y al poco tiempo se mudó a El Zulia, municipio al que le fue tomando el cariño suficiente para empezar de nuevo.

Image
/ La Opinión.

Amor a primera vista

El objetivo de Ramírez siempre fue continuar con el oficio que había desempeñado a lo largo de su vida, pero las posibilidades de tener un taxi propio eran escasas por su alto precio.

Sin embargo, caminando por las calles de El Zulia, encontró un vehículo que le envió un flechazo directo al corazón, porque se ajustaba a sus posibilidades: el motocarro.

Entérese: Belén tendrá su primera actividad de ciclorruta familiar

Característico por sus tres ruedas, el motocarro se compone por una fachada de auto con cubierta y un curioso sillón en la parte de atrás, que permite que dos personas se sienten, mientras que el conductor pareciera que estuviera manejando una moto con el volante modificado.

Aunque ya muchos zulianos se han familiarizado con el tradicional vehículo, a Ramírez le llamó su completa atención cómo este medio de transporte se había ganado su lugar en el corazón de la gente.

“Yo veía los motocarros y decía que los quería. Ahora que lo manejo, reafirmo con orgullo que me gustan por su comodidad y la seguridad que le brindan a los pasajeros, además no es muy común verlos en Norte de Santander, solo en algunos municipios”, precisó.

Luego de ahorrar lo suficiente, Ramírez logró arrendar el vehículo, lo fue acondicionando a sus necesidades y así fue que lo convirtió en su medio de sustento.

Una rutina con buenos frutos

Gabriel Ramírez se levanta todos los días a las 5:00 de la mañana, se alista y una hora después prende los motores de su motocarro.

Comenta que, gracias a una iniciativa dada por el alcalde para ordenar a quienes viven de este oficio en el municipio, cada vez son más las garantías y motivaciones para salir a conseguir el sustento.

Lea también: Nativos 1888, primer grupo de investigación paranormal en Norte de Santander

“Toca salir desde temprano, pero no me puedo quejar, este medio de transporte es muy querido por las personas que viven aquí y todo el día tengo trabajo”, señaló.

Agregó que el pasaje está en un promedio de $1.500 y que a diario se alcanza a hacer más de $80.000, monto al que le tiene que descontar gastos adicionales como gasolina, comida y arriendo.

Image
/ La Opinión.

El sustento de su casa

Desde que vivía en Venezuela, la hija mayor de Ramírez siempre soñó con estudiar una carrera a fin con los medios audiovisuales, rama que siempre le apasionó.

Al llegar a Colombia, la menor se vio obligada a validar sus estudios secundarios y a estudiar arduamente para presentar las pruebas Icfes, que le permitirían estar más cerca de cumplir su sueño de estudiar una carrera profesional.

Lea: La Casa del Duente, una leyenda que se mantiene en Villa del Rosario

“Ya tiene 20 años y está estudiando diseño gráfico, en Cúcuta, con lo que trabajo a diario logramos apoyarla para que tome sus clases y estudie la carrera que tanto le gusta”, manifestó el transportador.

Image
/ La Opinión.

¿De dónde salieron los motocarros?

El motocarro, correcaminos o Túk, Túk es un vehículo cuya creación data de 1871, en China, cuando un comerciante decidió unir una bicicleta con un pequeño carro en el que cabían varias personas. 

Con los años, se popularizó su uso en la India y otros países asiáticos. En Colombia, es muy usual verlos en los municipios de la costa Caribe, uno de los más conocidos por este tipo de vehículos es Soledad, Atlántico.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Camila Florez
Camila Flórez