‘La Unión’ que hizo la fuerza en la comuna tres

Lunes, 3 de Mayo de 2021
Este barrio, a pesar de que fue cimentado con la mano de su gente, no cuenta con iglesia, colegios, centro de salud ni escenarios deportivos propios.

Lo que inició en el año 1977 como una invasión al barrio Boconó, hoy es conocido como La Unión, un sector en la ciudadela de La Libertad que ha sido levantado por el empuje y el sudor de sus propios habitantes. 

Los más antiguos aún mantienen vivo el recuerdo de cuando extensas capas de prados verdes cubrían el rededor. Allí solían pastorear los animales de las fincas del barrio Boconó, renombrado entre los cucuteños por ser uno de los más antiguos de la ciudad junto a San Luis.

Pensado en un principio como una extensión de Santa Ana, las casas en ese entonces fueron levantadas en tabla y paroi. Fue el difunto Milsiadez Correa quien, junto a otros pobladores como Mateo Cadenas, Samuel Sambrano, Jorge Moreno, Ramón Rodríguez, Alberto Jaramillo y Ciro Gáfaro, llevaron las máquinas que les permitieron trazar las calles y dar inicio a obras independientes.

Los recibos llegaban a nombre del barrio Santa Ana, pero, a partir del 1 de diciembre de 1983, obtuvieron su personería jurídica.

“Nuestros grandes fundadores ya partieron al descanso eterno, pero aún vive uno de ellos, el señor Ángel Custodio Mercado, de 72 años”, comentó Carlos Camacho, edil de la comuna 3 que reside en La Unión.

Invisibilidad al municipio

Como manifestó Camacho, en La Unión cada logro y alcance obtenido ha sido ‘sudado’. También han recibido la mano de administraciones anteriores, pero en la actual, a pesar de que dicen haber solicitado ayudas en múltiples ocasiones, se sienten olvidados e invisibles.

“Por comuna tenemos garantía a 200 millones de pesos en presupuesto participativo, pero nos llevan de reunión en reunión. Aquí tenemos muchas cosas por hacer, muchas calles y parques por arreglar y no se ha visto nada. Si esto no cambia ahora, es posible que ese dinero nunca lo vayamos a ver”, agregó el líder comunal.

El efecto comienza a notarse, las vías en La Unión se agrietan, las tuberías estallan y las obras logradas con el esfuerzo comunal se desmoronan con el pudor del tiempo. Son pocas las calles que se mantienen en buen estado, y sin embargo, ni garantizándole a la administración la mano de obra de parte de ellos, dicen haber visto interés.
 

Image
Vías en mal estado. / La Opinión

Alumbrado intermitente

Desde hace meses, los habitantes han sido testigos de una prolongación de oscuridad en las calles por falta de arreglos en las luminarias. 

Expresan estar cansados de enviar derechos de petición para que las visitas técnicas sean realidad, pero ante la negativa de parte de la concesión, han decidido optar por una tutela a la espera de que la agotada súplica sea atendida.

“En algunas partes no hay luz y en otras se presentan fallas. Cuando hicieron los cambios de lámparas, algunas no las cambiaron por tener transformadores. Me tuve que enfrentar al señor gerente y pedirle que me diera la lámpara para yo mismo instalarla sin cobrarle un peso”.

Ahora, la comunidad hace un urgente llamado al compromiso con los barrios históricamente apartados en los que las obras municipales han sido escasas y sin seguimiento.

Por falta de esa gestión, el único parque biosaludable con el que cuentan en La Unión está totalmente a oscuras. La lámpara anterior, conseguida e instalada por la misma comunidad, ya dejó de funcionar, dejando ese lugar a merced de la delincuencia.
Después de las 10:00 de la noche, aseguran que es mejor no pasearse por el lugar.

Sin iglesia ni escenarios deportivos

Nacido como una extensión de Santa Ana, este sector de la ciudadela La Libertad fue cimentado conforme a las posibilidades. El crecimiento, aunque fue seguro, no recibió la financiación suficiente para dotar al barrio de iglesia o escenarios deportivos propios.

Cada vez que los vecinos desean hacer uso de uno de los campos, asistir a servicios religiosos o acudir al centro de salud, por ordenanza del Concejo Municipal, tanto en La Unión como en Boconó, deben desplazarse hasta el barrio Santa Ana.

El único lugar de esparcimiento propio con el que los dotó alguna administración pasada fue el parque biosaludable, durante el mandato de Donamaris Ramírez, en una extensión al lote del salón comunal.

 “Se lo pedimos a Victor Suárez cuando era concejal. Cuando nos dijo que sí, creímos que serían mentiras, pero sorprendentemente, al mes llegó la maquinaria a trabajar y organizar el campo”.

Y aunque pequeño, cumplió las expectativas y anhelos de poder decir que el parque es de su jurisdicción. También permitió solucionar un problema de sanidad, pues algunos habitantes habían convertido el lote en un espacio para arrojar y acumular basuras.

Image
Las atracciones del parque biosaludable se han deteriorado con los años./ La Opinión

Salón comunal, al borde del desplome

“Hoy nuestro salón comunal está totalmente deteriorado y sin manera alguna de hacerle arreglos, porque la respuesta que nos dio César Rojas fue que debía ser arreglado por nuestra cuenta con bazares y gestiones”, expresó Camacho.

El equipo de La Opinión, en el recorrido por el sector, identificó paredes en obra negra a punto de caer, losas podridas, maleza y peligros punzantes para cualquier curioso que se acerque. Por este mismo motivo, la comunidad lo mantiene clausurado, a la espera de poder recuperarlo algún día.

Más seguridad

En una reunión pasada de ediles con el general Moreno, Camacho, como presidente de la Junta Administradora Local (JAL) de la comuna 3, solicitó la presencia de un Comando de Atención Inmediata (CAI) frente a la iglesia de Santa Ana.

Aseguran que es necesaria una unidad móvil que cubra estos tres barrios hermanos (La Unión, Boconó y Santa Ana), porque su afiliación al cuadrante de Bellavista llega a ser insuficiente la mayor parte del tiempo por la saturación de problemas en las otras zonas.

Reordenamiento 

Si bien hace tiempo los límites de La Unión fueron definidos, aún algunos al borde con Santa Anta, pero pertenecientes a La Unión, poseen errores en la delimitación, motivo por el que los recibos llegan con la dirección errónea.

Image
La comunidad pide con urgencia una mejora al salón comunal / Foto Luis Alfredo Estévez / La Opinión.
Image
Ronaldo Medina
Ronaldo Medina