Escuchar este artículo

Metrópoli, una urbanización central que continúa bajo riesgo de inundarse

Martes, 20 de Julio de 2021
Aunque sus habitantes la consideran como una de las mejores de la ciudad, no todo es perfecto en este barrio de la comuna 6 de Cúcuta.

En el 2005, un proyecto de restitución para las personas afectadas por el fenómeno de El Niño y La Niña, asignó a la empresa Metrovivienda la construcción de la urbanización que, en honor a su constructora, recibió por nombre Metrópoli.

Algunas casas fueron entregadas totalmente gratuitas; otras, bajo la modalidad de interés social entre los años 2009 y 2010, un proceso largo que se extendió hasta el 2012, lo que llevó a los habitantes a dividirse en los sectores Metrópoli I y II.

“Como urbanización nacimos con muchos problemas, porque escasamente se entregaron cuatro vías pavimentadas, y nuestro barrio se inundaba por completo con frecuencia”, señaló Gabriel Avendaño, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC).

Ha sido a través de acciones populares y judiciales, ‘a la fuerza’, que han logrado que otras calles pasen de tierra a asfalto, fundamentados en leyes que señalan los problemas de infraestructura como violación de derechos colectivos. Sin embargo, huecos profundos han surgido con el paso del tiempo.

Para mitigar el impacto de las inundaciones, se crearon canales a los alrededores de la urbanización y se ordenó su limpieza cada dos meses, pero, aun así, se siguen viendo afectados por este problema.

Le puede interesar: Guaimaral, un barrio de Cúcuta forjado por sus habitantes.

“Irónicamente, aquí lo primero que se inunda es la Unidad de Riesgo, que hace parte de nuestro barrio; hicieron una mesa de trabajo, y ni así se han arreglado las canalizaciones”, agregó Avendaño.

El líder comunal aseguró que la administración se había comprometido en solucionar este problema que se ha convertido en su mayor necesidad, pero, por los inconvenientes de orden público presentados en las últimas semanas, cada vez aplazan más los encuentros.

“Terminando (la administración de) Donamaris Ramírez se invirtieron $1.000 millones para canalizar; durante César Rojas, $1.350 millones, también en canales, y se pavimentaron 19 vías en comunidad-gobierno, pero sigue haciendo falta más mantenimiento, porque nos seguimos inundando”, agregó el líder.

Image
/ La Opinión.

“Una de las mejores urbanizaciones”

La ubicación estratégica del barrio es considerada para los habitantes de Metrópoli lo más positivo que les ha sucedido desde que llegaron a vivir allí, y el motivo por el que se autodenominan una de las mejores urbanizaciones de la ciudad.

“Si queremos comernos algo, podemos ir a pie a Cenabastos. Tenemos cerca entidades bancarias y los centros comerciales Unicentro y Jardín Plaza. Si queremos ir al aeropuerto, estamos allá en 10 minutos, a un paso tenemos el anillo vial que conduce a El Zulia y vivimos cerca de Venezuela”, destacó el presidente de la JAC.

Pero si bien la centralización les representa un beneficio, apuntaron que personas con otras intenciones se han valido de ello para camuflar contrabando en su paso hacia Venezuela.

Sin embargo, consideran eficiente la acción de la Fuerza Pública, por eso son pocos y contados los hechos de inseguridad que se presentan.

Le recomendamos visitar: Altamira, el barrio de Los Patios que venció la inseguridad.

En su extensión cuentan con un parque biosaludable, y cerca del barrio se encuentran las universidades Libre y de Santander, junto con la sede del Club de Tejo de Norte de Santander, aunque, desde hace un tiempo, ha dejado de usarse para almacenar bultos de cebolla.

Image
/ La Opinión.

No justifican la estratificación

En un principio, las casas dadas mediante interés de vivienda fueron clasificadas en estrato uno, por tratarse en su tiempo de personas desplazadas; las demás, en estrato dos, pero, desde hace un año, fueron valorizadas en estrato cuatro. “No entiendo cómo lo hicieron, pareciera que sortearan una balota. Lo mismo sucedió con el Sisbén, hay gente a la que le subieron el puntaje y viven es de los auxilios estatales. Le están es vulnerando los derechos a las personas que viven aquí”, manifestó Avendaño.

A raíz de esto, los subsidios que antes recibían han ido desapareciendo y los recibos por los servicios públicos cada vez son más elevados.

En este barrio sucedió algo similar: Belén de Umbría y su alarmante problema con la estratificación.

Image
/ La Opinión.

Centro de Integración, ¿para quién?

En el 2019, a falta de canchas, se entregó a la comunidad de Metrópoli su propio Centro de Integración Ciudadana (CIC), un espacio alternativo para el encuentro comunal que afianzara la sana convivencia, pero para los habitantes es como si no les perteneciera.

“Un mes después de entregado, lo tomó el IMRD, que queda al lado de la Medical Duarte, y para la gente poder utilizarlo, tienen que ir hasta allá a pedirles permiso. Enviamos oficios, solicitudes, pero las respuestas nunca son oportunas”, dijo el presidente de la JAC. Ante esta negativa, para la comunidad ha sido imposible aprovechar el espacio para jornadas de vacunación y reuniones de toma de decisiones compartidas.

El CIC, así como otros de igual estructura, cuentan con cancha deportiva multifuncional cubierta, cerramiento en concreto, tarima, graderías, baños y una oficina administrativa.

Image
/ La Opinión.

Problemas en los límites

De acuerdo con residentes, antes de que las vías limítrofes con el barrio El Salado fueran pavimentadas, nunca tuvieron inconvenientes.

Después de que se logró la gestión de las calles, manifiestan que los habitantes del barrio vecino han extendido los solares de sus casas para construir garajes más amplios, hasta el punto de casi tomar parte de lo correspondiente a Metrópoli.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Ronaldo Medina
Ronaldo Medina